Multas por no declarar el alquiler del piso

Multas y sanciones por no declarar el piso de alquiler

Muchos propietarios que tienen una vivienda alquilada deciden no declarar a Hacienda los ingresos que perciben. Algunos lo hacen por desconocimiento y otros a sabiendas, aunque la mayoría desconoce las repercusiones negativas que puede tener esta decisión. 

En este post vamos a hablar de las multas por no declarar el alquiler y por qué pensamos que es importante hacerlo para evitar problemas en el futuro.

¿Hay que declarar el alquiler de una vivienda?

Las principales preguntas que se hace un propietario a la hora de declarar a Hacienda los ingresos del alquiler de su vivienda suelen ser las siguientes: ¿qué puede ocurrir si no declaro el alquiler?; ¿me podrían multar?; ¿en caso de sanción, qué puedo hacer?

En primer lugar hay que aclarar que sí es obligatorio declarar los ingresos por el alquiler de una vivienda. De hecho, no solo el propietario, también el inquilino está obligado a declarar el alquiler. Por tanto, si no se declara por parte de cualquiera de las partes, Hacienda puede actuar en consecuencia.

El propietario debe saber que declarar un alquiler tiene ventajas fiscales. Si la vivienda es de uso habitual puede deducirse el 60% del rendimiento junto con los gastos asociados, como los impuestos del inmueble, el seguro, la hipoteca, los suministros, etc.

Aparte de los beneficios fiscales, el hecho de declarar los ingresos del alquiler también supone una importante protección legal ante posibles problemas que puedan aparecer durante el transcurso del contrato de arrendamiento, como pueden ser posibles impagos, siniestros, roturas, averías, etc.

¿Cómo detecta Hacienda el alquiler no declarado?

Normalmente, el inquilino siempre declara el alquiler en su declaración de la Renta para obtener sus beneficios fiscales. Si el propietario no ha hecho lo propio, lo más probable es que al cruzar los datos Hacienda se dé cuenta de la anomalía. Aunque esta es la manera más habitual de descubrir un posible fraude, la Agencia Tributaria tiene distintos métodos para saber si una vivienda está arrendada y no se está declarando el alquiler. Estos son algunos de ellos:

  • Comprobando los datos del catastro en la declaración de la Renta.
  • Comprobando el consumo de los suministros de luz y gas del inmueble.
  • Mediante la fianza del alquiler depositada por el propietario en el organismo oficial de su comunidad autónoma.
  • Mediante el control de las agencias negociadoras del alquiler.
  • Por denuncia anónima o del propio inquilino.

Algunas veces, si el fraude es importante, un inspector de Hacienda puede visitar la vivienda, quizá no directamente, pero sí hablar con el portero o algún vecino para saber si en el inmueble vive su propietario u otras personas. De esta forma, puede averiguar si está arrendada.

En el caso de viviendas de alquiler vacacional, la persona o entidad que hace de intermediario en el alquiler de este tipo de inmuebles, debe presentar el modelo 179 a Hacienda. En este impreso se informa de la identidad del propietario, los períodos de tiempo que se alquila, por qué cantidad y para cuántas personas. Si no se ha presentado este modelo, Hacienda terminará por enterarse del fraude y procederá con las sanciones por no declarar la segunda vivienda.

Multas y sanciones por no declarar el alquiler

Sanciones por alquilar vivienda habitual

Cuando Hacienda detecta un alquiler no declarado se pone en contacto con la persona y le envía una propuesta de liquidación, es decir, una declaración paralela del IRPF en la que el contribuyente deberá declarar los ingresos del alquiler ya sin ninguna opción de poder aplicar las deducciones fiscales a las que tenía derecho.

Además, la Agencia Tributaria abre un expediente sancionador por la no declaración del alquiler. La sanción varía en función de la cantidad no declarada, puede ser una sanción leve, grave o muy grave y la multa oscila entre un 50 y un 150% de la cantidad que no ha sido declarada, junto a la pérdida de deducción de entre un 60% y un 100%.

Sanciones leves

Se aplica esta sanción cuando el contribuyente no ha declarado un importe igual o inferior a 3.000 euros o, si el importe es mayor, cuando no ha existido ocultación. Las multas en esta categoría ascienden al 50% del importe no declarado.

Sanciones graves

Este tipo de sanción se aplica cuando la cantidad defraudada supera los 3.000 euros y el contribuyente lo ha ocultado. Las multas de esta categoría oscilan entre el 50 y el 100% de la cantidad no declarada.

Sanciones muy graves

En este tipo de sanciones se tiene en cuenta si la persona ha utilizado medios fraudulentos y los ingresos repercutidos y no ingresados suponen más del 50% del importe de la sanción. En estos casos la multa es más alta y puede oscilar entre el 100% y el 150% de la cantidad no declarada.

Nosotros siempre recomendamos declarar los ingresos recibidos por el alquiler de una vivienda, ya que las posibles sanciones superan con creces a los beneficios de no declarar. Si eres propietario, deseas alquilar tu vivienda y no quieres tener ningún problema con la Agencia Tributaria, te recomendamos gestionar el alquiler con Renta Garantizada. Somos expertos en el sector inmobiliario y más concretamente en el alquiler de viviendas. Contacta con nosotros si tienes alguna duda o consulta, estamos a tu disposición.