Ventajas e inconvenientes en el alquiler de pisos a estudiantes

alquiler-de-pisos

 

El alquiler de pisos tiene un importante repunte cuando comienza el curso escolar, ya que los estudiantes son un colectivo que suelen buscar vivienda durante los meses lectivos, de septiembre a junio. Por tanto, alquilar una vivienda a estudiantes, aunque muchos lo consideran una decisión arriesgada, puede ser una apuesta segura en los meses del curso escolar porque la demanda está asegurada.

 

Muchos propietarios creen que alquilar su piso a dos o tres estudiantes es sinónimo de fiestas, suciedad, problemas con los vecinos, etc, pero esto no tiene por qué ser así. También hay estudiantes responsables que cuidan la vivienda y no tienen ningún roce con los vecinos. Además, los impagos en los alquileres a estudiantes son prácticamente nulos porque en el contrato se puede poner como avalistas a sus padres.

 

En los meses de agosto y octubre es cuando llega un mayor número de estudiantes a las grandes ciudades como Barcelona, Madrid o Valencia con necesidad de alquilar una vivienda. También en enero y febrero aumenta esa demanda que normalmente alquilan hasta finales de junio o principios de julio.

 

Aspectos a tener en cuenta para alquilar a estudiantes

 

Los jóvenes son un colectivo con unas características definidas que hay que tener en cuenta a la hora de dirigirse a ellos para ofrecer una vivienda en alquiler. Una de ellas es ofertar la vivienda siempre por Internet y redes sociales, ya que es el medio que más utilizan para relacionarse. En el anuncio es importante, aparte de incluir fotos y detallar el equipamiento del piso, redactar brevemente las reglas de convivencia para evitar malentendidos. Vamos a ver otros consejos interesantes a la hora de alquilar una vivienda a estudiantes:

 

Equipamiento adecuado a sus necesidades

 

Los estudiantes necesitan un equipamiento adecuado, con muebles que les permitan estar cómodos en casa para desarrollar su actividad que es estudiar. Por tanto, siempre verán con buenos ojos la instalación de escritorios en sus habitaciones, sofás y sillas cómodas, buenos colchones, iluminación generosa, etc. 

 

Los estudiantes normalmente desean viviendas amuebladas para no tener que comprar nada ya que alquilan por períodos de tiempo cortos y lo que quieren es estar lo más cómodos posible en esos meses. El propietario, si quiere alquilar con rapidez y tener inquilinos para elegir, debe introducir mobiliario de estas características.

 

Servicio de limpieza

 

Incluir un servicio de limpieza semanal en la vivienda alquilada puede ser una ventaja importante a la hora de alquilar un piso de estudiantes, ya que, este suele ser un asunto que suele crear conflictos entre los inquilinos, sobre todo porque suelen tener horarios distintos y nadie quiere cargar con la limpieza del piso. Si el propietario incluye este servicio dentro de la renta mensual puede ser un incentivo para alquiler la vivienda con más facilidad.

 

Cocina bien equipada

 

Si van a vivir en la vivienda varios estudiantes, la cocina posiblemente será una de las estancias más concurridas sobre todo a ciertas horas del día. Disponer de un frigorífico amplio para repartirse los estantes, una cocina que sea fácil de limpiar y un espacio amplio para guardar la comida de todos los inquilinos sin duda será un elemento que los interesados tendrán en cuenta para alquilar la vivienda.

 

Alquiler por habitaciones

 

La opción de alquilar la vivienda por habitaciones en lugar de vivienda única es interesante para el propietario ya que se puede obtener mayor rentabilidad y es una fórmula muy utilizada en viviendas de estudiantes. La división del espacio resulta muy atractiva porque baja el coste del alquiler a los inquilinos, aunque en el contrato de arrendamiento debe figurar la vivienda como única y no con divisiones para evitar cualquier problema con la renta mensual. De esta forma, serán los inquilinos los que distribuyan los gastos entre ellos y el propietario recibirá su renta completa cada mes.

 

Gastos de suministros

 

Muchos estudiantes prefieren que se incluyan los gastos de suministros (agua, calefacción, luz, Internet, etc) dentro de la cuota mensual, de esta manera evitan las posibles sorpresas a fin de mes. Para que ocurra esto ambas partes deben llegar a un acuerdo y debe aparecer reflejado en el contrato esta contingencia para que no haya malentendidos entre las partes.

 

Ventajas e inconvenientes de alquilar a estudiantes

 

Aunque el inconveniente más claro es que los estudiantes suelen alquilar por períodos de tiempo reducidos, junto con los posibles destrozos que puede sufrir la vivienda, también es importante recalcar la fidelidad de este tipo de inquilinos que pueden volver en los años siguientes a alquilar la vivienda durante el curso escolar.

 

Los impagos son prácticamente nulos porque, normalmente, son los padres los que ayudan a los estudiantes a pagar el alquiler. Además, en el contrato de alquiler se firma por temporada, por tanto no está sujeto a la prórroga que establece la ley por cinco años.

Otra ventaja importante para el casero es el ahorro fiscal que supone alquilar su vivienda a menores de 35 años, ya que se deduce el 100% de la renta, aunque, como siempre, le recomendamos contar con el asesoramiento de un profesional en temas legales para alquilar su vivienda. Es la mejor forma de disponer de un alquiler seguro durante el contrato de arrendamiento. Contacte con nosotros. Le esperamos.