Derecho de los inquilinos cuando hay humedad en casa

Derecho de los inquilinos cuando hay humedad en casa

Muchos propietarios se preguntan qué derecho tienen los inquilinos cuando hay una humedad en casa y el caso es que éste es un problema entre arrendador o arrendatario en las viviendas alquiladas, ya que muchas veces no está claro cuál es el origen de la humedad y quién tiene que asumir su reparación.

Como siempre, un profesional que medie en el conflicto resulta esencial para actuar según lo que dice la ley y saber exactamente quién tiene que arreglar la avería o abonar el importe correspondiente en caso de ser necesario. En este post vamos a darte todas las claves que necesitas saber cuando hay una reclamación del inquilino al propietario.

Humedades en casa: ¿arrendador o arrendatario?

Cuando aparece una humedad en una vivienda alquilada la primera pregunta que surge de manera automática es si la avería le corresponde pagarla al arrendador o al arrendatario. Sin duda es uno de los problemas más habituales en cualquier vivienda y una de las coberturas que más se utilizan en un seguro de hogar.

A la hora de saber a quién le corresponde pagar la reparación todo dependerá del tipo de humedad, ya que no es igual una humedad que ha aparecido de manera accidental o porque las tuberías de la casa están en mal estado.

¿Qué ocurre con las humedades accidentales?

Este tipo de humedades aparecen por fugas de tuberías, inundaciones del piso superior u otros supuestos. El motivo más común es una fisura en la tubería, en cuyo caso la solución es muy sencilla, ya que solo hay que repararla sellando la fisura y cambiando la pieza que está en mal estado.

¿Quién es el encargado de pagar la avería? En principio, tendrá que reparar la avería el causante del daño. Por ejemplo, el vecino de arriba si la avería ha aparecido en el techo.

En el caso de que el daño se haya causado por tuberías de la casa alquilada, el responsable sería el inquilino o el propietario, dependiendo si ha sido una negligencia o no. Si el perito del seguro de hogar determina que el daño se ha producido por negligencia del inquilino, éste tendrá que hacerse responsable de la reparación. En caso contrario será el propietario el encargado de reparar la avería.

Por ello es muy recomendable que arrendador y arrendatario tengan una protección en estos casos. El propietario con el seguro de hogar de la vivienda y el inquilino con un seguro de responsabilidad civil contra terceros para afrontar cualquier siniestro que pudiera ocurrir durante su estancia.

Los seguros de este tipo no son nada caros y pueden sacarnos de un apuro, ya que los siniestros relacionados con el agua, incendios, etc, son más habituales de lo que nos pueda parecer. De esta forma, tanto el propietario como el inquilino estarán mucho más seguros y no tendrán que hacer frente a reparaciones costosas.

¿Qué ocurre con los daños causados por un vecino?

Si la humedad aparece en el techo o en un muro colindante con el vecino de al lado, lo mejor es ponerse en contacto con él y avisarle de lo ocurrido. El vecino llamará a su compañía de seguros para determinar el origen de la humedad y, si es responsabilidad suya, se hará cargo de los gastos de la reparación.

Por eso, cuando el inquilino detecte cualquier tipo de humedad debe comunicarlo cuanto antes al propietario o a la agencia negociadora del alquiler que esté al cargo de la vivienda para que se ponga en contacto con el vecino y se arregle la avería lo antes posible. 

También puede ocurrir que la humedad tenga su origen en una tubería de la comunidad. Puede ser que se estén llevando a cabo obras de mantenimiento en el edificio y se haya dañado alguna tubería que afecte a alguno de los propietarios, por tanto será la comunidad la responsable de la reparación, según establece el Artículo 10.1 de la Ley de Propiedad Horizontal.

Humedades por mal estado de la vivienda

Cuando aparecen humedades por mal estado del tejado o de la fachada, el propietario o la comunidad de vecinos serán los encargados de hacer las reparaciones pertinentes. Así lo indica la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos), ya que el propietario es el responsable de mantener en buen estado la vivienda y su habitabilidad. Por tanto, el arrendador se encargará de pagar todos los gastos de mantenimiento y conservación que sean necesarios sin que eso implique un aumento en el precio del alquiler.

En el caso de reparaciones derivadas del uso de la vivienda, como pueden ser bombillas fundidas, persianas que se estropean, etc, será el inquilino el encargado de costearlas.

Para evitar pérdidas de tiempo en la gestión de estos problemas puedes confiar en una agencia negociadora del alquiler que se encargue de resolver cualquier avería o imprevisto en la vivienda alquilada. De esta forma el propietario tendrá la seguridad y confianza de que un profesional se está encargando de todo. Si quieres alquilar tu vivienda con todas las garantías en Renta Garantizada ponemos a tu disposición un equipo de expertos que velarán por tus intereses desde la selección del inquilino ideal para tu casa hasta la resolución del contrato de arrendamiento. Llámanos para resolver cualquier duda o consulta. ¿Hablamos?