Cómo hago para gestionar mi alquiler

Cuando hablamos de gestión de alquileres, la mayor preocupación de los propietarios es asegurarse el cobro del alquiler y garantizar el bienestar de su propiedad. Sin embargo, antes de preocuparnos por esto, debemos verificar de que todo el proceso de alquiler se ha realizado adecuadamente. Desde Renta Garantizada queremos asegurarnos de que tanto la gestión de tu alquiler como el proceso sean lo más cómodo posible. ¡Sigue leyendo!

Pasos para alquilar un inmueble  

Lo primero que hay que saber a la hora de alquilar un inmueble es que vamos a necesitar una serie de documentos oficiales antes incluso de plantearnos siquiera redactar un contrato de arrendamiento. Algunos de ellos se encuentran recogidos por la Ley de Arrendamientos Urbanos, que también establece las condiciones y plazos para formalizar el alquiler de una vivienda. A continuación os dejamos la documentación necesaria y el proceso para solicitarla. 

Cédula de habitabilidad

Es un documento que acredita que el inmueble es apto para la residencia humana. Estos parámetros se establecen en el Real Decreto 141/2012 por el que se regulan las condiciones mínimas de habitabilidad de las viviendas y cédula de habitabilidad. Esta debe ser solicitada por el propietario a la Comunidad Autónoma. En el caso de Madrid, en el Dirección General de Vivienda y Rehabilitación

 

Para conseguirla es necesario contar con un arquitecto que realice una valoración del inmueble y, si este cumple lo establecido por la ley, nos expida el Certificado de Habitabilidad visado por su Colegio Profesional

 

Hay que tener en cuenta que existen tres tipos de cédula:

  • De primera ocupación, que es entregada al promotor. 

  • De segunda ocupación. 

  • De primera ocupación por rehabilitación.

 

Usualmente las cédulas tienen una vigencia de 25 años en la primera ocupación y 15 en las de segunda ocupación y primera ocupación por rehabilitación.

Certificado de eficiencia energética

Hace diez años este documento no era necesario, pero desde que modificaron la legislación en 2013, es necesario tanto para alquilar una vivienda como para venderla

 

Para la tramitación de la misma será necesario contar con un profesional cualificado que se desplace hasta el domicilio. Las personas cualificadas para realizar este tipo de labores son los arquitectos, ingenieros técnicos, y técnicos autorizados. Este realizará un informe de nuestra propiedad. 

 

Una vez realizado, este debe registrarse en el organismo competente. Al depender de las comunidades autónomas, este puede variar. Puede realizarse de manera presencial o telemática

 

Finalmente, se obtiene una etiqueta energética del inmueble. Que en función de la eficiencia del mismo, puede variar de la A a la G, siendo esta última la menos eficiente. Respecto al plazo, no existe uno homogéneo, pero se recomienda solicitarla con al menos un mes de antelación. 

Alta de suministros

Aunque no es obligatorio, sí es muy recomendable si queremos agilizar el alquiler del inmueble. Una vez realizada, esta puede cambiar de titular para asegurar que el cobro de los mismos se realizará directamente al arrendatario.

Contrato de alquiler

Otro de los documentos fundamentales con los que tenemos que contar a la hora de gestionar el alquiler de nuestro inmueble, es el contrato de alquiler. En él quedarán recogidas todas las condiciones establecidas entre el arrendador y el arrendatario. Aunque muchas son marcadas por la LAU, como el monto de la fianza, algunas pueden ser acordadas por ambas partes. 

 

Gestión integral del alquiler

Una vez que ya sabemos qué documentación va a ser necesaria, pasamos a ver los pormenores de la gestión del alquiler de viviendas. Esta hace referencia a todas las dinámicas existentes entre el arrendador y el arrendatario, así como los procesos obligados de la Administración Pública, ya sea a nivel estatal como municipal.

 

Como ya decíamos antes, una de las principales preocupaciones del propietario es garantizar el cobro del alquiler. La mejor forma es designar a un gestor inmobiliario como Renta Garantizada que nos cubra en caso de impago

 

También podrá gestionar otros procesos como realizar estudios de solvencia de los interesados en el inmueble, gestionar la fianza, la desocupación de la vivienda alquilada, redactar el contrato, realizar los cobros del alquiler, la gestión de los suministros, etc. 

Tal y como ya hemos visto, son muchas las preocupaciones de un arrendatario y muchos más los conflictos que pueden surgir de un alquiler. Por eso en Renta Garantizada nos encargamos de gestionarlo todo para que no tengas que preocuparte por nada. Empieza la gestión de tu alquiler con las mejores garantías