Cómo hacer un estudio de solvencia del inquilino

Cómo hacer un estudio de solvencia del inquilino

Una de las principales preocupaciones de los arrendadores cuando ponen un inmueble en alquiler es encontrar al inquilino adecuado. Y para poder asegurarlo fehacientemente, es necesario hacer un estudio de solvencia del inquilino en cuestión. Esto nos asegurará un arrendatario que sea capaz de afrontar los pagos del alquiler tanto en tiempo como en forma. A continuación explicaremos cómo realizar un estudio pormenorizado para conseguir un alquiler con un inquilino solvente

 

Por qué hacer un estudio de solvencia

Cuando un inquilino no paga la renta, el arrendador deja de ganar el rendimiento esperado por su inmueble, pero sigue teniendo que hacer frente a los diferentes gastos derivados del mismo: cuota de la comunidad, IBI, facturas de suministros en caso de estar domiciliadas en su cuenta, etc. 

 

Por lo tanto, no es que como arrendadores dejemos de percibir un ingreso, sino que no podremos cubrir los gastos generados por el mantenimiento del inmueble. Además de la problemática que puede generar tener que emprender acciones legales para echar al inquilino moroso. Porque aunque Renta Garantizada ofrece servicios específicos para este tipo de situaciones, no deja de ser preferible evitarlas. 

 

Para mayor tranquilidad del arrendador, es mejor anteponerse a las posibles injerencias: realizar un estudio de solvencia y contar con los servicios de Renta Garantizada para asegurar el pago de tu alquiler


Cómo hacer un estudio de solvencia para el alquiler de la vivienda

Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de realizar un estudio de solvencia, es el tipo de inquilino ante el que nos encontramos. Nos referimos a su régimen laboral, ya que en función del mismo, será necesario solicitar una documentación u otra. El objeto de la misma es garantizar que tiene ingresos suficientes y periódicos para hacer frente al pago del alquiler. En función de su situación laboral diferenciamos tres tipos de arrendatarios.

 

Trabajadores por cuenta ajena

Se entiende por trabajador por cuenta ajena a aquella persona que establece un contrato de trabajo con una empresa u organización por el que presta una serie de servicios a cambio de una retribución económica fija. 

 

Para acreditar su situación de solvencia vamos a solicitarle la siguiente documentación:

 

  • Contrato laboral: la referencia son los contratos indefinidos de más de un año de duración.

  • Nóminas: con el objetivo de determinar sus ingresos mensuales solicitaremos las dos últimas nóminas.  

 

Trabajadores por cuenta propio

Los trabajadores por cuenta propia, también llamados autónomos o freelance, son las personas que realizan una actividad económica lucrativa de manera habitual, personal y directa; sin sujeción a un contrato de trabajo. 

 

Verificaremos su capacidad de afrontar el pago de la renta mediante los siguientes documentos: 

 

  • Documento acreditando su situación de trabajador autónomo (Modelo 037).

  • Últimas declaraciones de la renta.

  • Facturas de los últimos 3 meses para dar una idea de los ingresos. 


Funcionarios y pensionistas 

Funcionarios son aquellas personas que se encuentran dentro del régimen de trabajadores por cuenta ajena prestando sus servicios permanentes a la Administración Pública. Los pensionistas por su parte, son aquellas personas que se benefician de una pensión, generalmente por parte del Estado, y puede deberse a una incapacidad o por encontrarse en situación de jubilación. 

 

Solo necesitaremos que nos remitan las dos últimas nóminas o transferencias de la pensión. 

En qué consiste el estudio de solvencia 

Un estudio de solvencia tendrá en cuenta las finanzas e historial de pagos del posible inquilino. Para ello será necesario contar con el consentimiento expreso del potencial arrendatario. Entre la información que obtendremos después de realizar un estudio de solvencia, está si ha sido embargado en alguna ocasión o si ha dejado de pagar algunas de sus facturas como la luz, alquiler, seguros, etc, en los últimos seis años. 

 

Este tipo de informes de solvencia deben ser realizados por empresas especializadas como es el caso de Renta Garantizada, quien no solo busca inquilinos solventes, sino que cubre en caso de impagos. 

Si un inquilino no paga, qué hacer puede ser un problema. Por eso en Renta Garantizada realizamos todas las gestiones necesarias para conseguir el inquilino perfecto para nuestros clientes. Esto evitará conflictos en el futuro y garantizará recibir puntualmente el monto de la renta. La mejor solución para ganar en tranquilidad.