Cómo finalizar un contrato de alquiler

Cómo finalizar un contrato de alquiler

Cuando llega el momento de la finalización del contrato de alquiler hay que tener en cuenta una serie de aspectos para evitar problemas, ya que el inquilino puede irse antes de cumplir el plazo establecido o en circunstancias que no están contempladas en el contrato.

En este post vamos a resolver todas las dudas relacionadas con el fin de un contrato de arrendamiento para saber en todo momento a qué tiene derecho el propietario y el inquilino a la hora de resolverlo. También responderemos a la pregunta de con cuanto tiempo hay que avisar para dejar un alquiler.

Cuándo termina un contrato de alquiler

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), en su Artículo 9, dice que en los contratos de arrendamientos firmados entre el 6 de junio de 2013 y el 5 de marzo de 2019, el inquilino tiene derecho a permanecer en la vivienda hasta tres años, incluso si se ha pactado en el contrato un periodo inferior. 

En los contratos que se han firmado después de estas fechas, el inquilino podría quedarse hasta cinco años, o siete si se trata de una persona jurídica. Si el inmueble es un local en vez de una vivienda, el plazo de finalización de contrato será el que hayan acordado las partes antes de la firma del contrato.

Comunicación del fin de contrato de alquiler

Si el propietario no desea rescindir el contrato de arrendamiento se prorrogará con los plazos establecidos en el mismo. Después de la reforma de 2019, el propietario comunicará su deseo de finalizar el contrato con una antelación mínima de cuatro meses.

Es aconsejable comunicar la finalización del contrato de arrendamiento con un burofax, carta certificada con acuse de recibo, o telegrama para que quede constancia oficial. La notificación deberá incluir los siguientes datos:

  • Nombre, apellidos, DNI y dirección del propietario y el inquilino.
  • El nombre del inmueble alquilado.
  • Fecha de la firma del contrato de arrendamiento.
  • Fecha de finalización del contrato.
  • Motivo de la resolución del contrato.

Para rubricar la finalización del contrato, el inquilino entregará las llaves de la vivienda y firmará, junto con el propietario, el documento de la resolución del contrato.

Motivos legales para solicitar el fin del contrato

Si es el propietario el que decide finalizar el contrato de arrendamiento, la motivación debe ser por algunos de estos supuestos:

  • Necesita ocupar la vivienda él o algún familiar directo.
  • El inquilino ha incumplido alguna de las condiciones pactadas en el contrato (impago, obras no consentidas, subarriendo, etc).
  • Finalización del plazo pactado en el contrato.

Si se cumplen alguno de estos motivos, junto con los plazos de comunicación que se establecieron por ambas partes en el contrato, la resolución del contrato se desarrollará sin ningún tipo de indemnización o multa.

El impago de la renta es uno de los principales motivos de resolución de contrato por parte de un propietario. De ahí la importancia de contar con profesionales para seleccionar un buen inquilino y contratar un seguro de impagos para que el propietario reciba su renta mensual aunque el inquilino deje de pagar. 

Si hay un impago y el propietario ha contratado los servicios de una agencia negociadora del alquiler seria y experimentada, se llevarán a cabo todas las acciones necesarias para desalojar la vivienda con los mínimos perjuicios posibles para el arrendador.

¿A partir de qué fecha se puede resolver un contrato de arrendamiento?

En los últimos años ha habido importantes cambios en la legislación en este aspecto, por tanto, todo dependerá de la firma del contrato. Según la LAU, el contrato de alquiler termina cuando llega su fecha de vencimiento después de haber agotado sus prórrogas anuales automáticas hasta un máximo de cinco años para personas físicas y siete para personas jurídicas. Si el inquilino quiere renunciar a las prórrogas automáticas tendrá que notificar su negativa a continuar en la vivienda en los plazos pactados y utilizar un modelo de preaviso u otros métodos para dejar constancia.

Esta es la situación más habitual, pero también hay otros supuestos de finalización de contrato de arrendamiento. Si el inquilino quiere marcharse de la vivienda puede hacerlo sin ningún impedimento siempre que haya cumplido los primeros seis meses de contrato. En ese caso tendrá que avisar con una antelación de 30 días al propietario. 

Si ocurre esto, el propietario puede verse perjudicado, por tanto es recomendable incluir en el contrato una cláusula donde se indique que si el inquilino decide marcharse antes del vencimiento del contrato indemnizará a la propiedad con el pago de una mensualidad por cada año que no cumpla de contrato o la parte proporcional en el caso de que falten unos meses para cumplirlo.

En Renta Garantizada podemos gestionar tu alquiler de principio a fin y resolver cualquier problema relacionado con la finalización de tu contrato de arrendamiento. Contacta con nosotros si tienes cualquier duda o consulta, queremos ayudarte a que tengas un alquiler sin contratiempos.