¿Cómo calcular la rentabilidad de un piso en alquiler?

Calcular la rentabilidad de un piso en alquiler

Ser el propietario de una vivienda en alquiler implica tener en cuenta una serie de consideraciones. Y entre ellas se encuentra conocer la rentabilidad del piso en alquiler. A la hora de hablar de gestión de inmuebles en Madrid, antes de comercializar la vivienda se lleva a cabo un minucioso proceso en el que se pretende calcular dicha rentabilidad. Esto es importante tanto para el propietario como para la agencia negociadora del alquiler. Ya que es interés de ambas partes que el inmueble sea rentable y pueda mantenerse en el mercado durante mucho tiempo. A continuación vamos a descubrir cómo calcular la rentabilidad de un alquiler

Calcular la rentabilidad del alquiler: bruta y neta

Cuando hablamos de rentabilidad nos referimos a la relación existente entre los beneficios que nos reporta determinado bien, como sería el inmueble en este caso, y el coste que el mismo nos supone. Cuando hablamos de rentabilidad financiera podemos expresarla en porcentajes. 

 

En el caso de los inmuebles no solo basta con  conseguir la renta garantizada del alquiler, sino que tenemos que tener en cuenta los gastos generados por la misma. Así podemos calcular la rentabilidad bruta y rentabilidad neta. 

Calcular la rentabilidad bruta

Para calcular la rentabilidad bruta del alquiler de nuestra propiedad, tendremos que tener en cuenta una serie de importes. Entre ellos se encuentran el precio de la vivienda, los gastos derivados de la compra de la misma (tasación, notario, gastos de hipoteca); y los ingresos que genera que en este caso es la renta. Con estos datos y una sencilla operación podremos calcular el porcentaje de rentabilidad que estamos obteniendo con el arrendamiento. 

 

Pongamos un ejemplo: 

 

  • Precio de la vivienda: 300.000 euros.  

  • Gastos generados por la compra del inmueble: 30.000 euros. 

  • Monto de la renta: 1.000 euros. 

 

Multiplicamos el importe del alquiler (1.000 euros) por el número de mensualidades anuales (1.000×12 = 12.000). Finalmente dividimos el resultado entre el coste total de la vivienda (330.000) y el resultado es la rentabilidad de nuestro alquiler. En este ejemplo equivale a un 3,3%.

Calcular rentabilidad neta del alquiler

Si lo que queremos es aproximarnos a una cifra real de los beneficios que obtenemos de nuestro alquiler, no podemos olvidarnos de incluir los gastos que nos generan. A esto se le denomina rentabilidad neta del alquiler. Para ello tendremos que tener en cuenta todos los posibles gastos fijos existentes. Dependiendo del inmueble, estos podrán ser uno u otros, pero en términos generales son los siguientes: cuota de la comunidad de vecinos, impuestos, seguros, etc.

 

Una vez que tengamos el monto total de los gastos de la vivienda deberemos restarlos a los ingresos generados por el alquiler y repetir la operación anterior. Recuperando el ejemplo anterior: 

 

  • Precio de la vivienda: 300.000 euros.  

  • Gastos generados por la compra del inmueble: 30.000 euros. 

  • Monto de la renta: 1.000 euros. 

  • Gastos totales anuales: 1.850 euros.

 

Si restamos a los 12.000 euros de la renta los 1.850 gastos nos da un total de 10.150 euros. Y al repetir la operación vemos que el porcentaje es 3,07%, algo menos que en el caso anterior. 

 

Con estas sencillas operaciones podremos fijar el precio del alquiler en función a la rentabilidad que queremos obtener del mismo. Como referencia podemos fijarnos en la media de España o de nuestra comunidad autónoma. Por ejemplo, la rentabilidad del alquiler en Madrid se encuentra en torno al 5,7%, mientras que la media española está en 6,8% según los datos del 2020. 

Rentabilizar la vivienda

Según los datos del Banco de España, una de las mejores formas de obtener rentabilidad es a través del alquiler de una vivienda. Una de sus principales ventajas es que, antes de realizar la inversión, podemos calcular la rentabilidad de la misma. Algo que no ocurre con otro tipo de inversiones financieras. 

 

Para aumentar la rentabilidad del inmueble, podemos hacer mejoras que la vuelvan más atractivas y aumenten el precio de la misma. Algunas de las recomendaciones son contar con un buen aislamiento térmico que nos permita optar a una alta calificación energética, realizar reformas especialmente en los pisos más antiguos, incluir electrodomésticos, pintar las paredes, etc. Además de contar con el mejor posicionamiento en los diferentes portales inmobiliarios que ofrece Renta Garantizada. Además de la seguridad que genera en los posibles inquilinos la presencia de una agencia negociadora del alquiler. 

 

En conclusión, calcular la rentabilidad de un piso en alquiler es una tarea sencilla. Sin embargo es necesario contar con profesionales expertos que nos ayuden a comercializar nuestra vivienda al precio deseado. Además de conseguir una renta garantizada y la gestión integral del alquiler. No dejes de contactar con nuestros profesionales para el mejor asesoramiento para tu vivienda.