Trámites para alquilar tu piso en Bilbao

alquiler seguro Bilbao

Si quieres un alquiler seguro en Bilbao debes tener en cuenta algunas recomendaciones importantes, sobre todo en lo relacionado con los trámites legales para alquilar un piso. La primera de ellas es poner tu vivienda en manos de profesionales del sector inmobiliario para que te asesoren convenientemente.

Aunque hay muchos propietarios que deciden hacer ellos todos los trámites, además del esfuerzo y la pérdida de tiempo, es necesario informarse de las últimas modificaciones en la normativa legal vigente, no solo a nivel estatal sino también de comunidades autónomas. Un profesional siempre está al tanto de las leyes relacionadas con el sector del alquiler y podrá orientarte y gestionar mucho mejor todos esos trámites.

Cómo alquilar un piso en Bilbao

Son muchos los trámites legales que hay que gestionar desde que un propietario decide alquilar su vivienda hasta que se firma el contrato de alquiler y para evitar quebraderos de cabeza, lo más inteligente es acudir a una agencia negociadora del alquiler en Bilbao para que se encarguen de todo de una manera rápida y sencilla. Estos son los principales trámites que es necesario cumplir para alquilar:

Certificado de eficiencia energética

También conocido como certificado energético, es un documento obligatorio para toda vivienda que se desee alquilar y debe estar acreditado siempre por un organismo oficial. El certificado avala el nivel de efectividad del inmueble para gestionar la energía que consume y debe incluir información sobre sus características energéticas. Se concede una etiqueta energética que va de la letra A (la calificación más eficiente) a la G (la menos eficiente) y es obligatoria incluirla en el anuncio de alquiler del piso para que el inquilino sepa la etiqueta energética del inmueble que va a alquilar. La etiqueta calcula el consumo anual de energía que necesita la vivienda para satisfacer la demanda energética en condiciones normales de funcionamiento. 

Cédula de habitabilidad

Es otro de los requisitos imprescindibles para alquilar una vivienda. Este documento lo expiden arquitectos y certifica que la vivienda cumple todas las condiciones de habitabilidad para que cualquier persona pueda vivir en el inmueble. El propietario es el encargado de solicitarla y debe estar en vigor antes de la firma del contrato de arrendamiento. Su vigencia suele ser de 15 años si se obtuvo después de 2004.

Títulos de propiedad de la vivienda y otros documentos 

El propietario debe acreditar con documentos que es el dueño legal de la vivienda mediante un título de propiedad o escritura ajustada a la ley. También se pueden presentar los últimos pagos del IBI (Impuesto de Bienes e Inmuebles) y las últimas facturas de los suministros (gas, agua, electricidad, etc).

Trámites a realizar a la firma del contrato

Es muy importante que tanto el propietario como el inquilino conozcan a la perfección todos sus derechos y obligaciones antes de firmar el contrato. De ahí la importancia de que un profesional inmobiliario redacte el documento, de esta forma, ambas partes dispondrán de la misma información y no habrá malentendidos en el futuro.

Por supuesto, todas las cláusulas que aparezcan en el contrato deben estar amparadas por la ley y en el contrato deben aparecer todas las sanciones que acarrearía el incumplimiento de las mismas.

Por ejemplo, la duración del contrato puede pactarse entre las partes, pero si en el contrato no dice nada al respecto, la ley dice que el alquiler durará un mínimo de un año y con derecho a una prórroga anual si ambas partes están de acuerdo. Con independencia de la duración que tenga el contrato, el inquilino puede irse del inmueble siempre que lo comunique con un mínimo de 30 días de antelación.

Fianza

El día de la firma del contrato, el propietario debe exigir al inquilino una fianza. La ley obliga al depósito de una mensualidad de la renta de alquiler, aunque existe la posibilidad de que el propietario pueda exigir una cantidad adicional que, en cualquier caso, no podrá superar las dos mensualidades. 

Durante los cinco primeros años del contrato, el propietario no podrá actualizar la fianza. Una vez pasado el plazo podrá solicitar su actualización antes de la prórroga del contrato, aunque también el inquilino podrá solicitar la actualización a la baja.

El arrendador tiene la obligación de depositar la fianza entregada por el inquilino en un organismo competente de la comunidad autónoma donde se encuentre el inmueble, en Euskadi, se deberá acudir a los Servicios Bizilagun en cada una de las provincias, en este caso en Vizcaya.

Como vemos, son muchos los trámites que hay que tener en cuenta a la hora de alquilar un piso en Bilbao y no todos son fáciles de gestionar. Desde Renta Garantizada, aconsejamos el asesoramiento y gestión de un profesional del sector para tener la absoluta certeza y seguridad de que todos los trámites se han gestionado de manera correcta.

Además, una buena agencia negociadora del alquiler te ofrecerá un servicio de gestión integral de tu contrato de arrendamiento para que disfrutes de un alquiler seguro en Bilbao para que, en caso de suceder algún imprevisto, tengas el apoyo profesional necesario para solventarlo. Contacta con nosotros para cualquier duda o consulta, estamos a tu disposición.