¿Qué necesitas para alquilar un piso en Alicante?

¿Qué necesitas para alquilar un piso en Alicante?

Muchos propietarios se preguntan qué se necesita para poner en alquiler un piso en Alicante. Aunque la mayoría sabe más o menos los trámites básicos, no todo el mundo conoce paso a paso lo que hay que hacer para alquilar su vivienda y, sobre todo, cuáles son los documentos imprescindibles que tienen que presentar tanto el propietario como el inquilino hasta llegar a la firma del contrato de arrendamiento.

En este post te vamos a dar todas las claves para conseguir un alquiler seguro y garantizado en Alicante

¿Qué se necesita para alquilar una vivienda en Alicante?

Tanto el propietario como el inquilino tienen derechos y obligaciones cuando uno decide poner en alquiler su vivienda y otro decide alquilarla. Esta es la documentación que se suele solicitar a una persona interesada en alquilar un inmueble:

Documento de identidad (DNI, NIE o pasaporte): resulta fundamental conocer la identidad del inquilino y las demás personas que van a vivir en el inmueble alquilado, de ahí que sea el documento principal y necesario para llevar a cabo cualquier trámite.

Contrato laboral, últimas nóminas o última declaración del IRPF

La ley no exige este requisito para alquilar una vivienda, sin embargo, el propietario o la agencia de alquiler suelen pedir las tres últimas nóminas y el contrato de trabajo para conocer la situación laboral y los ingresos del futuro  inquilino. La persona podría negarse a ofrecer esta documentación, y estaría en su derecho, pero el propietario también está en su derecho de no alquilar la vivienda sin una prueba de solvencia económica.

Documentación para alquilar una vivienda

Dependiendo de los requisitos que pida un propietario a la hora de seleccionar un inquilino, se exigirán unos documentos u otros a la persona interesada. Si una agencia negociadora del alquiler se hace cargo de la gestión comprobará en los distintos ficheros de morosos existentes si consta alguna incidencia del posible inquilino en anteriores contratos de arrendamiento.

En el caso del propietario de la vivienda, también debe disponer de una serie de documentos antes de lanzarla al mercado de alquiler. Son estos:

Cédula de habitabilidad: aunque no es obligatoria presentarla, es importante disponer de ella, ya que es el documento oficial expedido por un técnico donde se especifica que la vivienda es apta para su ocupación.

Certificado energético: es un documento obligatorio para cualquier vivienda que se ponga en alquiler o venta. Se trata de un documento oficial redactado por un técnico competente donde se indica el consumo energético de una vivienda y su eficiencia.

Facturas de suministros: se utilizan para el cambio de titularidad cuando una persona alquila el inmueble y pasa a hacerse cargo de la electricidad, el gas, Internet o cualquier otro suministro. 

Documentos de propiedad: para que el inquilino compruebe que su arrendador es realmente propietario de la vivienda podría pedir algún documento que lo justifique, como la escritura de propiedad del inmueble. También son válidos los últimos recibos del IBI y las facturas de los suministros de la casa.

Recibos del Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI): es opcional presentar estos documentos. Se hace para que el nuevo inquilino compruebe que la vivienda está al corriente del pago de impuestos. 

Además de esta documentación, el propietario también deberá hacer una serie de preparativos para dejar el inmueble listo antes de la firma del contrato de arrendamiento. Estos son los principales:

Saneamiento y limpieza: es recomendable hacer una limpieza a fondo en la vivienda y, si es necesario, pintar paredes y techos para ofrecer el mejor aspecto posible. 

Despersonalizar la vivienda: es importante quitar cualquier objeto que tenga que ver con el anterior inquilino o propietario: fotos, enseres personales, etc, y solo dejar lo básico para que la persona que ha alquilado el inmueble pueda entrar a vivir cuanto antes.  

Alta de suministros: en caso de que la vivienda sea nueva o que lleve tiempo sin utilizarse, se deberán dar de alta los suministros y después proceder al cambio de titularidad al arrendatario. 

Reparaciones: es muy importante revisar el estado del inmueble y reparar cualquier avería, sobre todo en lo relacionado con tuberías, puertas, cerramientos, etc. Si fuera necesario, quizá se puede llevar a cabo alguna reforma en espacios concretos de la vivienda, como el baño, por ejemplo. 

Cocina equipada: la cocina sin duda es uno de los principales elementos de una vivienda y el inquilino debe disponer de ella completamente equipada y en perfecto estado para usarla el mismo día en que se firma el contrato. 

Una vez seleccionado el inquilino idóneo y firmado el contrato, el propietario tiene la obligación de ingresar la fianza legal (un mes del alquiler) en el organismo competente fijado por cada comunidad autónoma. El inquilino puede pedir el documento acreditativo del ingreso para asegurarse de que el dinero está en el lugar indicado.

Como vemos, hay bastantes trámites y documentación que presentar en caso de que desees alquilar tu casa. Desde Renta Garantizada te recomendamos que dejes en manos de profesionales la gestión de alquiler en Alicante. Te ahorrarás tiempo y problemas. Si te ha surgido cualquier duda, contacta con nosotros. Te atenderemos como te mereces.