Prórroga de un contrato de alquiler: cómo funciona

Prorroga de un contrato de alquiler cómo funciona

Uno de los principales intereses de los arrendadores cuando buscan un inquilino es que este pueda prolongar su estancia durante mucho tiempo. Especialmente cuando este inquilino es responsable en los pagos, no genera conflictos con los otros vecinos y es respetuoso con el inmueble. Por el contrario, en caso de no estar conformes con el inquilino tendremos que conocer cuándo se produce la prórroga del alquiler o el modelo de preaviso de fin de contrato. Especialmente si no contamos con una agencia negociadora del alquiler

 

En Renta Garantizada sabemos lo importante que es tener en cuenta los diferentes plazos y procedimientos relacionados con nuestro alquiler. Especialmente cuando la inacción puede suponer la renovación automática del contrato. Y esto podría producir graves contratiempos al propietario del inmueble, como no conseguir un alquiler garantizado o tener que esperar un año para disponer nuevamente de su inmueble. A continuación os explicamos en qué consiste el procedimiento a la hora gestionar la prórroga de una vivienda

 

Prórroga del alquiler

os artículos 9 y 10 de la Ley de Arrendamientos Urbanos recogen todo lo relacionado al período de arrendamiento de la vivienda. El artículo 9 establece que serán las partes, de mutuo acuerdo, las que establecerán el tiempo de duración del contrato de arrendamiento. 

 

Es a partir del vencimiento de dicho plazo cuando se establecen unos tiempos en los que las partes pueden manifestar su voluntad de continuar o no con el contrato. Dentro de lo que recoge la legislación, hay una serie de plazos y procedimientos para hacerlo.

 

La ley contempla dos posibilidades a la hora de hablar de las prórrogas del alquiler en función de la duración del contrato: 

 

  • Más de 5 años: solo se ve afectado por el artículo 10.

  • Menos de 5 años: son los más habituales y se ven afectados por las prórrogas de los artículos 9 y 10. 

 

Plazos para solicitar la prórroga del contrato de alquiler

A la hora de hablar de los plazos de prórroga y los procedimientos relacionados con ellos como el modelo de prórroga del contrato de alquiler, tenemos que saber qué artículo de la LAU se aplica. 

 

Alquileres de menos de 5 años. En este caso, el punto 1 del artículo 9 establece que se prorrogará de manera obligatoria hasta alcanzar los 5 años. A no ser que el arrendatario comunique con una antelación de 30 días la voluntad de no renovar el contrato. Y así de manera consecutiva hasta que el contrato de arrendamiento alcance los 5 años. Cada una de las prórrogas tiene una duración de un año y solo el arrendatario puede poner fin al contrato durante este primer período de 5 años. 

 

El arrendador podrá manifestar su voluntad de no renovar la prórroga cuando vaya a cumplirse el quinto año con un mes de anterioridad. 

 

Alquileres de más de 5 años. Una vez transcurridos esos cinco primeros años, se entiende que, si ninguna de las partes manifiesta lo contrario, el contrato se prorrogará de manera anual hasta en 3 ocasiones. En caso de que el arrendador quiera poner fin al contrato, deberá comunicárselo al inquilino con una antelación de 4 meses. Mientras que el arrendatario debe hacerlo en los 2 meses previos. 

 

Modelo finalización del contrato de alquiler 

La ley establece que para que se no produzca la prórroga del contrato de alquiler es necesario informar fehacientemente a la otra parte. Independientemente de si es el inquilino o el propietario el que no quiere continuar con la relación, es importante dejar reflejado dicha voluntad por escrito. 

 

El modelo de finalización de contrato de alquiler es un documento que realizan las agencias negociadoras del alquiler como Renta Garantizada y que incluye determinados datos: 

 

  • Datos del arrendador y arrendatario.

  • Identificación del inmueble que es objeto del contrato. 

  • Fecha de la celebración del contrato de alquiler. 

  • Fecha de la finalización del mismo.

 

En ocasiones puede incluirse el motivo por el que no se quiere continuar con el alquiler, pero no es necesario. Ya que la ley otorga el derecho al propietario de disponer de su propiedad una vez terminados los plazos marcados. 

 

En conclusión, cuando hablamos de las prórrogas del alquiler es importante tener en cuenta los diferentes plazos. En Renta Garantizada contamos con expertos profesionales que se ocupan de gestionar todo lo relacionado con el alquiler. Ya se a la hora de elaborar los documentos necesarios para los diferentes trámites, como mantener informados a los propietarios. Ven a visitarnos y descubre los beneficios de la gestión integral del alquiler.