Evolución del IPC en el mercado del alquiler en Alicante

Renta Garantizada Alicante

A la hora de calcular el IPC en el alquiler de inmuebles, no todo el mundo sabe cómo hacerlo. Los medios de comunicación suelen hablar de fuerte subida del IPC, estancamiento o bajada y la pregunta que se hacen los propietarios es cómo afectará eso al alquiler de su vivienda en Alicante.

En este post vamos a despejar todas las dudas sobre cómo funciona el IPC y cómo afecta al mercado de alquiler, en este caso en la ciudad de Alicante.

¿Cómo funciona el IPC en la actualización de la renta de alquiler?

La LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos) es la encargada de regular el incremento del precio de un alquiler en todo el territorio nacional. Normalmente se utiliza el IPC, aunque en realidad debería utilizarse el IGC (Índice de Garantía de la Competitividad), pero, según la LAU, el IPC debe ser el indicador de referencia para actualizar la renta en los cinco primeros años de contrato. 

Transcurrido ese tiempo, ambas partes pueden llegar a un acuerdo sobre la manera de actualizar la renta de alquiler. En cualquier caso, el índice que se va a utilizar en la revisión de precios debería especificarse en el contrato de arrendamiento.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) es un indicador que mide el incremento de los precios de bienes de consumo de un país. En caso de que el IPC sea positivo nos indica que los precios han subido durante un periodo determinado. Si el IPC es negativo significa que los precios han bajado.

El IPC lo calcula el Instituto Nacional de Estadística (INE) mediante una selección de los productos que más consumen los españoles y se hace una comparativa mensual para obtener un valor que resulta muy importante para la economía nacional. 

En los últimos meses, el IPC ha incrementado su valor hasta valores que no se repetían desde hace 25 años. En concreto, en el mes de diciembre de 2021 marcó una subida del 6,7%, la más alta desde marzo de 1992, sobre todo propiciada por la subida de la electricidad y los carburantes, pero esta subida también afecta al precio del alquiler de la vivienda.

En caso de utilizar el IPC para actualizar el precio de un alquiler solo se puede hacer después del primer año de contrato y se utiliza el valor del último mes. Por tanto, si el IPC ha subido se aplicará esa subida en la renta del alquiler y lo mismo ocurriría si baja. Una vez calculada la nueva renta para el siguiente año el propietario debe comunicarlo al inquilino con al menos un mes de antelación.

¿Cómo afecta el IPC a los contratos de arrendamiento ya firmados?

Desde 2013 se puede incluir en el contrato de alquiler una cláusula que exprese claramente que no habrá actualización de la renta, siempre que ambas partes lo acuerden así. En los contratos firmados antes de 2013 es obligatoria la actualización de la renta utilizando el IPC general como indicador. Dependiendo de cuándo se haya firmado el contrato de alquiler, la subida de la renta se hará de una forma o de otra:

  • Contratos anteriores al 6 de junio de 2013: la renta se actualiza conforme al IPC durante los cinco primeros años, a partir del siguiente año se acordará entre las partes el indicador a aplicar y si no hay un acuerdo se aplicará el IPC.
  • Contratos del 6 de junio de 2013 al 31 marzo de 2015: la actualización de la renta se llevará a cabo según lo acordado por las partes y en caso de no haber acuerdo se aplicará por defecto el IPC.
  • Contratos del 1 abril de 2015 al 18 de diciembre 2018:  la renta del alquiler se actualizará según el acuerdo pactado por el propietario y el inquilino. En caso de no haber pacto no habría revisión del precio.
  • Contratos del 19 diciembre de 2018 al 24 de enero 2019: el precio del alquiler se actualizará según el acuerdo entre las partes. Si no hubiera acuerdo no se aplicará ninguna revisión. En los contratos llamados de “renta reducida” con una duración de cinco años o siete, si el arrendador es persona jurídica, la revisión no podrá ser superior a la aplicación del IPC sin perjuicio del acuerdo de revisión entre las partes.
  • Contratos del 25 enero de 2019 al 5 marzo de 2019: en estos contratos, la renta se actualizará conforme al acuerdo previo entre las partes. Si no hubiera pacto no habría revisión de la renta.

A partir del 6 de marzo de 2019, la ley exige un sistema de control para establecer el incremento de la renta. Se fija un límite para que el nuevo precio de la renta no pueda exceder en ningún caso de la aplicación del IPC, todo ello sin  perjuicio del sistema de actualización acordado entre las partes y que debe aparecer en el contrato de arrendamiento. De esta forma se evitan las subidas abusivas de la renta. 

En nuestra agencia de Renta Garantizada en Alicante podrás resolver cualquier duda referente al incremento del IPC en los precios del alquiler y cómo afecta a tu inmueble alquilado. Nuestros especialistas te asesorarán en todo lo que necesites. Te esperamos.