Cómo aumentar el valor de tasación de tu vivienda

tasación de la vivienda gestion del alquiler

Si has tomado la decisión de alquilar tu casa, sobre todo si es antigua, hay algunos trucos que puedes poner en práctica para aumentar la tasación de la vivienda y así poder alquilarla a un buen precio. El objetivo es aportar una pequeña inversión para obtener la máxima rentabilidad cuando se alquile el inmueble.

 

El valor de tasación de una vivienda es lo que vale en el mercado en base a su tipología (piso, apartamento, chalet), tamaño, características principales, calidades, el año de construcción, la zona donde se ubica, etc. Sabiendo su valor de mercado se podrá poner el precio más competitivo posible para que el propietario consiga el máximo rendimiento y propiciar una buena gestión del alquiler.

 

Aspectos a tener en cuenta en la tasación de una vivienda

Tamaño

El tamaño de la vivienda viene marcado por los metros cuadrados que tiene, pero también por el número de habitaciones, los baños, la terraza y los espacios comunes. Por supuesto, si dispones de garaje y trastero el valor de la vivienda asciende.

Localización

Si la vivienda está bien conectada por transporte público, con comercios, escuelas y centro de salud cercano, sin duda ayudará a una tasación más alta. Si además dispone de centros de ocio a poca distancia mucho mejor.

Calidades

Este apartado se refiere a la calidad de los principales elementos del interior de una vivienda, como puertas, ventanas, paredes, techos, pavimentos, tuberías, sanitarios, electrodomésticos, etc. También se refiere a los materiales utilizados en la construcción, los revestimientos, etc.

Características que lo hacen único

Unas buenas vistas, chimenea de leña, piscina, jardín, patio comunitario o zona de recreo para niños son comodidades que pueden aumentar el valor de tasación.

Reformas

Si la vivienda se ha reformado, sobre todo la cocina y el baño, el tasador se fijará especialmente en sus acabados. En caso de que no haya habido reformas, el desgaste y los daños afectarán negativamente a la tasación.

 

Recomendaciones para aumentar el valor de tasación de tu vivienda

Amplía el espacio

Si no se puede hacer físicamente, tirando un tabique por ejemplo, lo puedes hacer visualmente. Puedes apartar muebles viejos o distribuirlos de otra manera para que las estancias parezcan más espaciosas. Es una pequeña inversión de tiempo y el resultado siempre es muy satisfactorio.

Iluminación más moderna

Solo con cambiar las bombillas antiguas por unas led que iluminen más o aporten otra tonalidad, ya es un cambio importante y sin gastar demasiado. Las lámparas de techo también se pueden sustituir por focos, plafones o lámparas de pie en determinados lugares.

Pequeñas reparaciones

Algunos pequeños defectos de una vivienda como un mueble rayado, un cristal parcialmente roto o una humedad pueden evitarse con una sencilla reparación y el visitante no se lleva una mala impresión. Muchas veces esas pequeñas roturas son las que priman a la hora de tomar la decisión de alquilar o comprar.

Mejorar la eficiencia energética de la casa

Una vivienda que permite ahorrar todos los meses en la factura de la luz o el gas sin duda tiene un valor en el mercado muy alto. Instalar ventanas que aíslen bien del frío, una caldera eficiente y de bajo consumo o detectores de presencia para una iluminación óptima de la casa pueden ser inversiones muy acertadas.

Una puerta principal impecable

Los expertos indican que una persona decide si se va a quedar con una vivienda en los primeros diez segundos de su visita. Y lo primero que va a ver es la puerta de entrada, por tanto debe presentar un buen aspecto, que sea sólida, segura y también bonita. Invierte en una buena puerta de entrada, es la mejor carta de presentación.

Una puerta principal impecable

Los expertos indican que una persona decide si se va a quedar con una vivienda en los primeros diez segundos de su visita. Y lo primero que va a ver es la puerta de entrada, por tanto debe presentar un buen aspecto, que sea sólida, segura y también bonita. Invierte en una buena puerta de entrada, es la mejor carta de presentación.

Otro elemento imprescindible: los suelos

Si nunca se han cambiado es una inversión que deberías acometer. El suelo es el segundo elemento después de la puerta principal en el que se va a fijar el visitante y si está desgastado y no da sensación de pulcritud, sin duda baja el valor de la tasación. Hay muchos tipos de suelos económicos que con poca inversión ofrecen un resultado brillante.

Cocina y baños

Si aún no los has reformado resulta indispensable un lavado de cara, por ejemplo sustituir el espejo, la cortina de la ducha o el inodoro pueden cambiar mucho el aspecto de un baño y dar una sensación mucho más atractiva.

Buen mantenimiento del jardín

Si vives en una casa con jardín, o simplemente tienes una terraza con plantas, asegúrate de que presentan buen aspecto. Un jardín o unas plantas descuidadas dicen muy poco de su dueño, en cambio si lucen perfectas, el visitante se llevará una buena impresión y pensará que el resto de la vivienda también estará igual de bien cuidada.


Estas pequeñas recomendaciones te ayudarán a aumentar el valor de tasación de tu vivienda para alquilarla con mejores perspectivas. No dudes en contactar con nosotros para resolver cualquier duda o consulta.