Claves para alquilar tu vivienda con seguridad en Málaga

alquiler seguro en malaga claves para alquilar

Si te has decidido a poner en alquiler tu piso en Málaga a buen seguro que querrás garantías a la hora de cobrar la renta y que el inquilino te devuelva el inmueble en las mismas condiciones en que lo entregaste. Para ello, hay una serie de aspectos que debes tener en cuenta y, como siempre recomendamos en Renta Garantizada, contratar una agencia de alquiler seguro en Málaga que sea capaz de ofrecerte todas las garantías que buscas.

 

Un buen profesional inmobiliario será el encargado de establecer las cláusulas necesarias en el contrato de alquiler para blindar los derechos del propietario, elaborar un inventario con los bienes del piso o determinar quién será el encargado de abonar los suministros del inmueble. Estos aspectos son fundamentales para alquilar con total seguridad.

 

Claves para alquilar seguro en Málaga

 

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), en la actualidad, el número de viviendas en propiedad supera con creces al de viviendas en alquiler, aunque esa tendencia poco a poco va cambiando por el fuerte incremento del precio de la vivienda en los últimos años.

 

La demanda de alquiler de viviendas está subiendo y cada vez más propietarios se plantean poner alguno de sus inmuebles en alquiler. Estos son los principales aspectos que hay que tener en cuenta para hacerlo con garantías:

  • Inventario de bienes del inmueble: resulta imprescindible para dejar registrado todo lo que hay en la vivienda antes de que entre el inquilino, como los muebles, electrodomésticos, vajilla, etc. El documento se anexará al contrato de arrendamiento y servirá para reclamar cualquier daño a la finalización del contrato. Si se adjuntan también fotos o vídeos mucho mejor.

  • Pago de suministros: propietario e inquilino deben llegar a un acuerdo sobre quién pagará los suministros habituales de la vivienda (gas, electricidad, agua, Internet, etc). Los suministros que asuma el inquilino deberán ponerse a su nombre. Si el propietario no quiere cambiar la titularidad pagará él las facturas y luego se las cobrará al inquilino o también puede poner en el contrato la cuenta del inquilino. Otra opción es que la agencia negociadora del alquiler se encargue de todo.

  • Cláusulas de prohibición: son muy importantes incluirlas en el contrato de arrendamiento, sobre todo cuando el propietario tiene muy claro que no desea animales de compañía en su casa o para que no haya ninguna posibilidad de subarrendar habitaciones del inmueble, entre otros.

  • Garantías de pago: es quizá el aspecto que más preocupa a los propietarios, pero tiene una fácil solución. El propietario, a través de la agencia negociadora del alquiler, puede contratar un seguro de impago que le ofrecerá todas las coberturas necesarias en caso de que el inquilino no abone la renta estipulada o también si es necesario iniciar un proceso de desahucio.

  • Gestión de la fianza: otro aspecto controvertido que es necesario gestionar de manera adecuada. En el contrato debe venir especificado el importe de la fianza depositada por el inquilino (normalmente un mes de fianza) o el depósito de garantía si lo hubiera. La fianza deberá ser custodiada en los organismos competentes de cada comunidad autónoma.

  • Especificar los plazos del contrato: es otro punto importante y que puede llevar a conflicto entre las partes. Se debe dejar claro en el contrato los plazos mínimos de estancia que debe cumplir el inquilino y la posible sanción que tendría que asumir en caso de que se marche antes de la finalización del contrato. También deben figurar los plazos que tiene el inquilino para el pago de la renta.

  • Disponer de la cédula de habitabilidad: es un documento imprescindible si quieres arrendar tu vivienda, ya que acredita que el inmueble tiene todos los requisitos legales necesarios para poder alquilar. También protege al propietario en caso de que el inquilino quiera finalizar de manera unilateral el contrato alegando que la casa no está en condiciones de habitabilidad.

  • Impuestos de la vivienda: es importante llegar a un acuerdo antes de firmar el contrato sobre quién pagará los impuestos anuales relacionados con el inmueble, como el IBI (Impuesto de Bienes e Inmuebles), la tasa de basuras y otros. Lo más recomendable es que aparezca en el contrato quién se hará cargo de cada impuesto para evitar posibles conflictos en el futuro.

 

Además de estos aspectos, también hay que recordar que a la hora de hacer la Declaración de la Renta, el propietario puede deducirse todos los gastos derivados del alquiler de su vivienda, como las reparaciones, la contratación de un seguro contra impagos, entre otros.

Teniendo en cuenta todas estas recomendaciones, el alquiler de un piso en Málaga será mucho más seguro y, por supuesto, la gestión por parte de un profesional desde la selección del inquilino ideal para el inmueble, hasta la finalización del contrato, aumentará las garantías para el propietario. En Renta Garantizada disponemos de profesionales experimentados para que el alquiler de tu vivienda en Málaga sea todo un éxito. Contacta con nosotros cuando quieras.