¿Por qué alquilar tu piso a estudiantes?

Cuando termina el verano, los estudiantes que deciden cursar sus estudios fuera de su ciudad tienen que buscar un lugar para vivir. Puede ser una residencia pero no es lo más habitual, ya que muchos prefieren compartir piso con otros estudiantes y tener más libertad.

Seguridad de cobro

Alquilar un piso a estudiantes se ha convertido en una opción rentable, ya que las rentas no son demasiado elevadas (entre 250 y 450 por habitación) y es una forma de tener la vivienda ocupada al completo. Además, este perfil de inquilino suele estar avalado por sus padres que ofrecen una garantía de pago para un colectivo que tiene escasos ingresos, lo que nos permite la posibilidad de asegurar al arrendador un alquiler seguro.

Según los expertos no hay problemas de impagos porque normalmente un estudiante que acude a otra ciudad para estudiar suele tener solvencia económica, sino por sí mismo, sí a través de su familia. Aunque hay bastante rotación, es un colectivo que suele permanecer en un inmueble al menos lo que dura el curso escolar y si se promueve bien entre las universidades y está siempre limpio y en condiciones para enseñarlo, se puede alquilar con regularidad.

Los propietarios que deciden alquilar sus viviendas a estudiantes deben decidir si desean alquilar por habitaciones o el inmueble completo.

Puntos a tener en cuenta en el contrato si desea alquilarlo por habitaciones:

  • El contrato está fuera de la LAU y se rige por el código civil, por tanto el inquilino tendrá menos protección.
  • La duración del contrato se pacta entre las partes y no hay prórrogas obligatorias para el propietario.
  • Los contratos por habitaciones son mucho más flexibles y permiten echar a un inquilino problemático con rapidez, ya que el plazo de estancia no está sujeto a la LAU, que es de tres años.
  • En el contrato debe aparecer la fecha de inicio, la de finalización, la cuantía de la renta, forma de pago y especificar el cuarto de cada inquilino.
  • Debe especificarse que el inquilino no puede subarrendar la habitación.

La gran ventaja es que apenas hay morosidad en este tipo de alquiler, pero aún así, hay propietarios que prefieren alquilar el piso completo a estudiantes. 

Puntos a tener en cuenta si se desea alquilarlo al completo:

  • Se rige por la LAU y el inquilino tiene más protección que en el alquiler por habitaciones.
  • En el contrato deben aparecer todas las normas y cláusulas correspondientes.
  • La temporalidad de este tipo de contrato (inferior a un año) es el principal inconveniente pero siempre debe aparecer el tiempo exacto de arrendamiento, si no es así, la duración será la que marque la LAU.
  • El propietario debe dejar claro en el contrato que solo un inquilino debe responder al abono de la renta, para evitar problemas en caso de que algún ocupante se marche.
  • Debe aparecer en el contrato un fiador solidario ya que los estudiantes suelen ser insolventes.

En general, a la hora de alquilar un piso a estudiantes, en cualquier modalidad, se recomienda elegir cuidadosamente a los inquilinos, si puede ser con una entrevista y también a los padres para dejar claras las responsabilidades en caso de que la vivienda sufriera daños.

 En cuanto al equipamiento, los estudiantes requieren un piso amueblado y por tanto es importante elegir muebles funcionales y atractivos para poder alquilar con rapidez. También es fundamental fijar una fianza de dos meses que cubra los posibles desperfectos de la vivienda y también garantías adicionales que complementen a la fianza como avales bancarios o personales, en este caso de los padres, que también deben firmar los contratos de responsabilidad solidaria del pago de la renta.

 Es aconsejable  realizar un inventario detallado de los muebles, menaje, electrodomésticos, etc con el estado de los mismos para efectuar una comprobación al final del contrato y por último, es recomendable cuidar a los inquilinos estudiantes ya que la etapa universitaria dura varios años y podemos conseguir que se sientan cómodos y continúen en la vivienda atendiendo sus solicitudes y efectuando las reparaciones precisas.

 Por supuesto, usted no tiene por qué estar pendiente de estas gestiones si confía en profesionales del sector solventes y con experiencia como es el caso de Renta Garantizada. Si quiere estar tranquilo durante su contrato de arrendamiento no dude en contactar con nosotros, le asesoramos y gestionamos todo lo que necesite para no tener ningún sobresalto. Estamos a su disposición para cualquier duda o consulta.