Renovación del contrato de alquiler, ¿cómo funciona?

Cuando se firma un contrato de alquiler pueden surgir las dudas, tanto en el propietario como en el inquilino, sobre cuándo hay que renovarlo y cómo. La seguridad en el alquiler por parte del dueño de la casa es un asunto importante y, si ha tenido el asesoramiento profesional adecuado, a buen seguro habrá introducido cláusulas que velen por sus intereses en el contrato de arrendamiento, sin embargo, los plazos mínimos de estancia y las posibles prórrogas las marca la nueva Ley de 4 de junio de 2013 de flexibilidad y fomento del mercado de alquiler de viviendas.

Prórrogas del contrato de arrendamiento

La duración mínima de un contrato de alquiler es de un año y puede renovarse, si ambas partes están de acuerdo, con prórrogas obligatorias hasta los tres años, a los que se suma una prórroga tácita de doce meses más si transcurrido este tiempo ninguna de las partes se pronuncia avisando con 30 días de antelación. 

El inquilino, puede comunicar al propietario su intención de no continuar en la vivienda si avisa con 30 días de antelación, incluso puede hacerlo si han transcurrido un mínimo de seis meses desde la firma del contrato. En este caso no debe pagar indemnización si no aparece una cláusula en el contrato que indique lo contrario.

¿Cuándo puede recuperar el propietario su vivienda?

Si el propietario no quiere renovar el contrato debe avisar al inquilino con un mes de antelación o, en casos excepcionales con dos meses. Estos casos pueden ser: 

– Convertir la vivienda arrendada en su vivienda habitual o para un familiar de primer grado.

– Porque necesita la vivienda en caso de adopción.

– Para su ex cónyuge en caso de separación o divorcio.

Renovación del contrato de alquiler

Para que la renovación sea efectiva ambas partes tienen que estar de acuerdo y se deben haber agotado las prórrogas de renovación obligatorias. Si las partes desean continuar con el contrato se renovará automáticamente un año más si no se indica lo contrario 30 días antes del cumplimiento de la fecha del mismo. Año tras año, si propietario e inquilino siguen estando de acuerdo, se renovará automáticamente el contrato. Esta dinámica se romperá cuando uno de los dos no quiera renovar el contrato. En ese caso, bastará comunicarlo con un mes de antelación y se cancelará el contrato.

Actualización de la renta

En el alquiler de pisos en Madrid, la renta suele actualizarse cada 12 meses desde la firma del contrato o desde la última renovación. El coste del arrendamiento se adaptará a las variaciones del mercado del alquiler y la economía. Actualmente existen indicadores fiables para establecer esta actualización y ambas partes deben estar de acuerdo.

El asesoramiento de un profesional en cualquier asunto relacionado con el alquiler de viviendas es de vital importancia para evitar malentendidos o posibles conflictos. Una buena redacción del contrato, con las cláusulas que dejen bien claro cómo se renovará y cómo se cancelará en caso de no estar de acuerdo, pueden ser la llave de un alquiler seguro y sin complicaciones.

En Renta Garantizada somos expertos en la administración de la vivienda y podemos ayudarte en todos los aspectos legales si deseas alquilar tu vivienda. Si quieres descubrir los secretos de un alquiler sin contratiempos contacta con nosotros.

alquiler-seguro-madrid-renta-garantizada-propietarios