¿Qué hay que priorizar entre el alquiler seguro y la renta rápida?

alquiler-seguro

 

Muchos propietarios desean poner con rapidez su vivienda en alquiler para obtener la renta lo antes posible. Sin embargo, a menudo no tienen en cuenta algunos aspectos de vital importancia para disponer de un alquiler seguro durante el contrato de arrendamiento

 

Aunque el impago sigue siendo el principal temor de los propietarios cuando lanzan su vivienda al mercado de alquiler, se cometen errores en ese, y en otros aspectos, que luego se pueden pagar caro. Uno de ellos es el de no seleccionar adecuadamente el inquilino y no redactar un contrato con todas las cláusulas que pueden proteger al propietario, entre otros. Vamos a ver algunos de esas equivocaciones que pueden provocar problemas importantes.

 

Errores que se deben evitar para tener un alquiler seguro

 

Como decimos, en nuestra agencia recibimos a muchos clientes que se han precipitado a la hora de alquilar su vivienda por su cuenta y se han encontrado con problemas con los que no contaban. El primer consejo y más valioso que podemos ofrecer es que antes de poner una vivienda en alquiler contactes con una agencia inmobiliaria prestigiosa y con una larga trayectoria en el alquiler de viviendas. 

 

No solo te van a asesorar y a ayudar con todos los aspectos importantes que debes tener en cuenta para alquilar tu vivienda, sino que van a estar a tu lado en caso de que surja algún problema con el inquilino y van a velar por tus intereses, siempre con la ley en la mano, y de la manera más beneficiosa para ti.

 

Elección del inquilino

 

Algunos propietarios no seleccionan convenientemente a su inquilino y se dejan llevar por las primeras impresiones o por palabras que luego se lleva el viento. Un particular tiene más difícil que la persona que quiere alquilar le envíe la nómina de su actual trabajo, por ejemplo. Sin embargo, una agencia inmobiliaria sí puede exigir ese y otros documentos importantes para decidir si puede ser un buen inquilino para un determinado inmueble. 

 

Además, también tiene los recursos necesarios para investigar si tiene alguna deuda acumulada o si ha tenido algún problema con anteriores propietarios. Sin duda son buenas razones para seleccionar a una persona que, a priori, es solvente y no ha tenido ningún problema anteriormente, aunque esto tampoco es una garantía para tener un alquiler seguro.

 

Redacción del contrato de arrendamiento

 

Este es un aspecto fundamental que muchos propietarios pasan por alto y creen que pueden descargar en Internet un modelo del contrato y firmarlo sin más. Es una manera de hacerlo, pero puede acarrear serias consecuencias si no aparecen en el contrato aspectos tan importantes como la prórroga del contrato, qué ocurriría si el inquilino se va antes de tiempo, quién debe pagar los desperfectos de la casa o los suministros o qué sucede en caso de que el inquilino deje de pagar alguna mensualidad.

 

Todas estas son cláusulas muy importantes que deberían aparecer en el contrato si el propietario quiere disfrutar de un alquiler seguro y, por supuesto, deben estar redactadas por un profesional para que no haya ningún malentendido y queden perfectamente claras para ambas partes. Un contrato mal redactado siempre puede llevar a equívocos y aumentar los problemas en caso de conflicto.

 

Seguimiento de la vida del contrato

 

Después de la firma del contrato muchos propietarios se desentienden o no quieren saber nada de lo que sucede en su vivienda pero para estar seguros siempre es importante contar con el apoyo de un buen profesional. Es posible que haya algún problema con un vecino que se queje por los ruidos del inquilino, o por una mascota, en caso de tenerla, etc.

 

En estos casos, un propietario que no tenga un asesoramiento legal de calidad puede cometer errores e intensificar el conflicto con el inquilino. Si cuenta con el apoyo de una agencia de confianza se darán los pasos adecuados para resolver el conflicto de la mejor manera y en el menor tiempo posible.

 

Seguros de impagos

 

No contratar un seguro de impagos quizá es el mayor error que puede cometer un propietario hoy en día si quiere tener un alquiler seguro. Es la única herramienta realmente eficaz para hacer frente a un posible impago del inquilino y la única manera de asegurar que el propietario va a recibir la renta aunque el inquilino deje de pagar. Además, ese seguro también activa el protocolo jurídico para comenzar con el proceso de desahucio en caso de que el impago sea de larga duración o no pueda resolverse por otras vías.

 

En el caso de Renta Garantizada contamos con aseguradoras de gran prestigio como Mapfre que garantiza al propietario la renta con un máximo de 12 mensualidades si el inquilino no paga. Si quieres disfrutar de un alquiler seguro en Madrid contacta con nosotros. Nuestros profesionales conseguirán que el alquiler de tu vivienda sea plácido y sin problemas.