¿Qué hacer si eres propietario de un piso en alquiler?

 

En algunas ocasiones, cuando ponemos un piso en alquiler por primera vez, no sabemos cómo proceder antes, durante o incluso después.  Es importante conocer cuáles son las obligaciones y derechos del propietario de un alquiler mientras dure el contrato del mismo. Aunque siempre es más recomendable contar con un experto especializado en la gestión del alquiler; aquí os dejamos una serie de consejos para no tener problemas con los inquilinos

 

Alquilar una vivienda o inmueble

En lo referente a los pisos en alquiler, como propietario debes saber que hay una serie de requisitos legales a cumplir mientras el contrato esté vigente. También hay otros que, aunque en ningún caso serán exigidos por la ley, son muy recomendables tenerlos en cuenta. Vamos a explorar algunos de ellos. 

Quién puede alquilar una vivienda

Antes de nada hay dejar claro quién puede realizar un contrato de arrendamiento: no se puede alquilar una vivienda sin ser el propietario de la totalidad o una parte del bien inmueble. Quedan excluidas aquellas situaciones en las que el dueño de la vivienda o inmueble sea menor o haya sido declarado incapacitado y el tutor designado actúe como arrendador no propietario. 

 

Otra de las cuestiones que se pone sobre la mesa cuando se hablan de los propietarios de los pisos en alquiler, es qué ocurre si son varios los dueños. Y es que, aunque se cree que no, sí se puede alquilar un piso sin el consentimiento de uno de los propietarios. Pero, para que pueda tener viabilidad será necesario que cuente con la aprobación de más del 50% de los propietarios. En caso contrario, si el o los propietarios no están de acuerdo, pueden reclamar ante el juez y es más que probable que declare el contrato nulo.

Contrato de arrendamiento

A la hora de realizar un contrato y, aunque hablaremos más en profundidad de ello en el futuro, aquí os dejamos la documentación que será necesaria para poder firmar un contrato de arrendamiento. 

 

  • Escritura o acreditación de la propiedad. El titular tendrá que demostrar que efectivamente él es el dueño del inmueble. 

  • Certificado energético. Es obligatorio y ha de renovarse cada 10 años. 

  • Cédula de habitabilidad. No es obligatorio en todas las comunidades autónomas. Por ejemplo, si el alquiler del piso es en Madrid el propietario no tendrá la obligación de facilitarla. 

  • Licencia de primera ocupación. Tampoco es obligatorio y depende de las autonomías. 

 

En el contrato de arrendamiento deben quedar marcados aspectos importantes como la mensualidad, forma de pago, duración del mismo. Así como la fianza o garantías adicionales si las hubiera, actualizaciones de la renta, lo que incluye el inmueble, etc. Todo aquello que vaya a ser necesario para evitar una futura reclamación del inquilino al propietario, debe quedar reflejado en el momento en el que se firma el contrato. 

 

Obligaciones del propietario de una vivienda en alquiler

Los propietarios de alquileres tienen una serie de obligaciones para con el inquilino y el piso que está bien mantener presentes. Es importante que tanto el arrendador como el inquilino sepan hasta dónde llega su responsabilidad. 

 

  •  Mantener la habitabilidad del inmueble. El propietario deberá hacerse cargo de las reparaciones que no hayan sido producto del mal uso de la vivienda. En el caso de las pequeñas reparaciones será el inquilino el que se haga cargo. 

  • Pagar el alta de los suministros. El resto de la factura, en concepto de servicios consumidos, será responsabilidad del arrendatario. 

  • Depositar la fianza en el organismo pertinente. En el caso de Madrid será la Agencia de Vivienda Social. 

  • Mantener el contrato de alquiler aunque cambie el propietario.

  • Devolver la fianza en el caso de que no haya desperfectos en el plazo máximo de un mes. 

Rescisión de contratos por parte del propietario

Por último, queremos dedicar una sección a algo que puede preocupar tanto a propietarios como a arrendatarios. Y es saber si existe la posibilidad de rescindir un contrato de alquiler antes de tiempo por el propietario. La respuesta es complicada pues existen varios supuestos que permiten que el arrendador desestime el contrato antes de tiempo. Son los siguientes: 

 

  • Falta de pago tanto en la renta como en la fianza o sus respectivas actualizaciones.

  • Subarriendo del inmueble o vivienda.

  • Causar daños de manera dolosa al inmueble o la realización de obras no consentidas. 

  • Realización de actividades molestas, ilícitas o peligrosas.

  • Cuando el inmueble deje de cumplir sus funciones como vivienda permanente.

 

Por último, existe la posibilidad de que el arrendador recupere la propiedad para su uso por diferentes motivos: para su uso como vivienda permanente de él mismo, un familiar de primer grado o cónyuge. En este caso no podrá reclamarse hasta transcurrido un año y tendrá que haber un preaviso de 2 meses

Como podéis ver, hay un gran número de factores a tener en cuenta antes de decidirse a poner una vivienda en alquiler. Ser propietario de un piso en alquiler puede ser muy beneficioso, pero requiere de mucho trabajo y dedicación. Por eso, para no tener que preocuparos por nada, os recomendamos contar con una empresa especializada en la gestión del alquiler, os será de gran ayuda si sois propietarios de uno o más inmuebles.