3 métodos para conseguir un alquiler seguro en Madrid

Métodos para conseguir un alquiler seguro en Madrid

El alquiler seguro en Madrid requiere de un cierto conocimiento del terreno y de trucos para salir airoso. A menudo, esto puede lograrse con toda fiabilidad gracias al asesoramiento de profesionales del sector inmobiliario, lo que es muy aconsejable. Pero también es cierto que existen algunas estratagemas de partida que es de gran utilidad conocer, sobre todo si no queremos caer en una de las muchas trampas y laberintos con los que frecuentemente podemos topar en algo tan complejo e intrincado como es el mercado inmobiliario madrileño.

 

Acerca del primero de los 3 métodos para conseguir un alquiler sólido y en buenas condiciones jurídicas, económicas, etc, podemos hablar de empresas que consagran sus tareas profesionales a este campo. Precisamente para llegar a lograr un arrendamiento inmobiliario sin problemas de morosidad del inquilino y otros enredos indeseables e indeseados, existen en la Villa y Corte agencias de negociación de alquileres que pueden ayudarnos en nuestros propósitos. A continuación, veremos en qué consiste la labor de estas agencias, y cómo pueden ayudarnos a conseguir nuestros fines en el mercado de la vivienda.

 

Agencias de alquiler seguro: en qué consisten

 

Las agencias especializadas en brindar un arrendamiento inmobiliario seguro son empresas intermediarias que disponen de departamento jurídico propio, y que por ello mismo ofrecen asesoramiento y garantías en el ámbito del Derecho a las dos partes involucradas en el alquiler.

 

A ello cabe agregar que suelen ofrecer también un seguro de alquileres que respalde la operación que se está llevando a cabo.

 

Además, ejercen otras funciones de especial utilidad para ambas partes en el arrendamiento, por lo que pueden y deben considerarse una de las mejores opciones para lograr un alquiler seguro en Madrid. Así:

 

  • Se encargan de redactar el contrato de arrendamiento, con las debidas bases legales, y las cláusulas conforme al ordenamiento jurídico vigente.
  • Asimismo, se encargan de comprobar la solvencia de los potenciales inquilinos, buscando sus nombres en los recientes ficheros de morosos, pidiéndoles nóminas de su actual trabajo, así como la última declaración de la renta realizada y un aval bancario, todo ello para poder demostrar después, en caso de que surgiere una deuda con el arrendador, que el arrendatario posee la capacidad de saldarla.
  • Asesoran al propietario del inmueble sobre las formas más seguras de cobrar y percibir el cobro de alquileres, las facturas de suministros, etc.
  • Informa al arrendador de cuándo puede aplicar las subidas de alquileres conforme a los criterios fluctuantes del mercado.
  • Tramitan el alquiler, y además gestionan todos los problemas jurídicos producidos por los impagos y desahucios, sea por vía jurisdiccional (juzgados y tribunales de la demarcación judicial correspondiente) o arbitral, si procediere y resultare más ventajoso y económico.

 

Probablemente este sea el método más aconsejable para lograr un alquiler seguro, pero podríamos citar al menos otros dos.

 

Otros métodos para lograr un alquiler seguro

 

Uno de los métodos más socorridos en este sentido es que, sencillamente, y para cerciorarse de la solvencia del inquilino y prevenir futuros problemas de retrasos o impagos, sea el propio arrendador el que exija al potencial arrendatario sus documentos probatorios: nómina de su trabajo actual, última declaración de la renta, y el pago de aval bancario como garantía económica.

 

Otra estrategia que se puede emplear es utilizar un servicio público para intermediar en el alquiler, pero ofrecen garantías y apoyo más pobres que las de empresas intermediarias del sector privado, y además exigen que la casa o apartamento sean ofrecidos a precios más bajos que los imperantes en el mercado, por lo que no se trata de un método muy socorrido actualmente para conseguir un alquiler seguro en Madrid.