Las estrategias de alquiler de inmuebles

En el alquiler de inmuebles es de vital importancia contar con un experto en el sector inmobiliario para diseñar una estrategia que resulte efectiva. El alquiler de pisos en la actualidad sigue ganando adeptos y la oferta de inmuebles va en aumento, por tanto, cuando un propietario decide lanzar al mercado de alquiler su vivienda debe tener cierta información para conseguir su objetivo.

 

No basta con disponer de una vivienda en buenas condiciones, bien situada y con todos los requisitos que exige la ley actual. También hay que tener en cuenta ciertos aspectos que pueden pasar desapercibidos para los arrendadores. Vamos a ver algunas directrices que hay que tener en cuenta para diferenciarse del resto de pisos y conseguir un inquilino solvente y que se adapte perfectamente a la comunidad de vecinos.

 

Estrategias para el alquiler de inmuebles

 

Para que el contrato de alquiler no se convierta en una pesadilla y, tanto el propietario como el inquilino puedan disfrutar de una relación cordial y sin problemas, vamos a ver los puntos más importantes que hay que tener en cuenta:

 

Contratar los servicios de un profesional

 

Una agencia inmobiliaria de confianza y con una larga trayectoria en el sector inmobiliario puede ser la mejor inversión que puede hacer un propietario que quiere alquilar su vivienda. No solo para seleccionar al inquilino que mejor se adecúa a sus necesidades, sino también para gestionar la vida útil del contrato de arrendamiento resolviendo todos los contratiempos que puedan surgir. También asesorará al propietario sobre la conveniencia de contratar un seguro de impago para estar completamente seguro de que recibirá la renta aunque el inquilino deje de pagarla.

 

Elegir el mejor inquilino posible

 

Este punto es clave para evitar problemas futuros. Todo propietario desea un inquilino que cuide su vivienda, que no tenga conflictos con los vecinos y, sobre todo, que pague puntualmente el alquiler. Aunque nadie puede garantizar la solvencia de un inquilino sí que se puede hacer una búsqueda más precisa e investigar si hay deudas no saldadas en el pasado o si dispone de un trabajo que le proporcione los ingresos necesarios para hacer frente a la renta. Por supuesto, todas estas averiguaciones corren a cargo de la agencia inmobiliaria contratada para la ocasión que se encargará de hacer todas las gestiones pertinentes. Aunque también conviene recordar que no existe el inquilino perfecto.

 

Redactar un buen contrato de arrendamiento

 

Una vez elegido el mejor inquilino posible llega el momento de redactar un contrato con las cláusulas que, siempre dentro de la ley, permitan una protección completa al propietario sobre posibles impagos, destrozos en la vivienda o cualquier otro tipo de conflicto que pueda suceder durante la vida del contrato. 

 

Además, es importante que aparezcan bien los plazos de cumplimiento obligatorio del contrato, los días para pagar la renta, la revisión anual del precio, quién debe asumir los gastos de los suministros y de las posibles averías, un inventario con todo lo que hay en la casa antes de la entrega de llaves y el depósito de la fianza en el organismo autonómico correspondiente. 

 

Mantener al inquilino contento

 

Es una máxima que todo propietario debe tener grabada en su mente. Primero para evitar, en la medida de lo posible, cualquier conflicto que pudiera surgir y, en segundo lugar, porque, aunque la ley no obliga a entregar la vivienda en las mejores condiciones posibles, sí que es un aspecto importante que no debe descuidarse, así como garantizar la seguridad del inmueble. 

 

Otros aspectos como el cambio de titularidad en los suministros o no desentenderse de los pequeños problemas que puedan surgir son cosas que el inquilino tendrá en cuenta a la hora de renovar el contrato. Es cierto que el propietario debe intentar sacar la máxima rentabilidad a su vivienda, pero esto se conseguirá si proporciona la atención y el confort que el inquilino necesita. Un buen profesional del alquiler de inmuebles llevará a cabo todas las acciones necesarias para conseguir este objetivo siempre consensuando las decisiones con el propietario.

 

Tener claro cómo funciona el depósito de fianza

 

En los contratos que se firmen después del 6 de marzo de 2019, el propietario solo podrá exigir un mes en concepto de fianza, aunque la ley le permite pedir una garantía adicional de hasta dos mensualidades. El arrendador está obligado a ingresar la fianza en el órgano administrativo habilitado para ello en cada comunidad autónoma. Por su parte, el inquilino podrá pedirle el justificante de haber hecho el ingreso y cuando se resuelva el contrato deberá recibir el importe inicial o, si ha habido algún desperfecto, descontar la parte proporcional.

 

En cuanto al incremento de la fianza, una vez transcurridos cinco años desde la firma del contrato y, si se llega a un acuerdo de prórroga entre las partes, el propietario podrá exigir un aumento de la fianza e igualarla con la mensualidad actual, ya que, si han transcurrido cinco años, la renta habrá aumentado año a año en base a los índices del IPC.

Como vemos, son muchas las estrategias de alquiler de inmuebles que se pueden seguir, siempre con la supervisión y gestión de un profesional del sector. En Renta Garantizada disponemos de los mejores profesionales en todas las áreas para ofrecerle un alquiler seguro y sin sobresaltos. Contacte con nosotros y descubra una nueva manera de alquilar su vivienda.