Más de 25 años ofreciendo protección al propietario

BLOG

Blog Renta Garantizada

Requisitos para alquilar un piso como propietario

 

Hay una serie de requisitos para alquilar un piso como propietario que se deben cumplir según la normativa legal vigente. El más importante es la redacción de un contrato de arrendamiento dentro de la legalidad, pero hay otros también imprescindibles que se deben conocer. 

 

En este post vamos a explicar con claridad qué requisitos son necesarios para alquilar un piso desde el punto de vista del propietario y por qué recomendamos siempre alquilar con Renta Garantizada si se quieren evitar quebraderos de cabeza durante el contrato de arrendamiento.

 

Requisitos para alquilar una vivienda

 

El arrendamiento de un inmueble supone una de las principales figuras jurídicas de carácter privativo que existen y consiste en la cesión del uso y disfrute de una vivienda a otra persona o personas, a cambio de un importe mensual. Para formalizar esta figura jurídica se firma un contrato de arrendamiento entre las dos partes implicadas, por un lado el arrendador o propietario, que es el encargado de proporcionar la vivienda que se va a alquilar, y por otro, el arrendatario o inquilino, que es la persona que va a habitar la vivienda. Al firmar el contrato, ambas partes adquieren una serie de derechos y obligaciones en lo que dure dicho contrato.

 

La principal obligación del propietario es garantizar la habitabilidad de la vivienda. Para ello, deberá llevar a cabo las reparaciones necesarias y corregir el posible mal estado de las instalaciones. Además, pierde el derecho de utilizar la vivienda y solo podrá acceder a la misma con el permiso del arrendatario.

 

Por su parte, el inquilino, adquiere el derecho a vivir en la vivienda alquilada siempre que esté en condiciones de habitabilidad. Además, tiene la obligación de abonar el importe de la mensualidad pactada y mantener la vivienda en buen estado en lo que dure el contrato de arrendamiento.

 

Para que el alquiler sea legal es necesario recopilar una serie de documentos y llevar a cabo algunos trámites que dependerán de la Comunidad Autónoma donde se encuentre la vivienda que se desea alquilar, ya que cada región tiene sus propias normas, aunque los requisitos no suelen variar mucho de un municipio a otro. Estos son los principales documentos para alquilar un piso:

 

Titularidad de la vivienda

 

El arrendador deberá aportar la documentación necesaria para demostrar que la casa que va a alquilar es suya. Para ello, debe disponer de las escrituras de la vivienda o la nota simple. Además, deberá acreditar que la vivienda cumple con las normativas para que se considere habitable (cédula de habitabilidad).

 

Certificado energético

 

Es un documento imprescindible para alquilar una vivienda. El propietario debe entregar al inquilino una copia con la etiqueta de eficiencia energética que le corresponde a la vivienda siendo “A” el nivel más eficiente y “G” el menos. Este certificado debe firmarlo un técnico competente y se renueva cada diez años. La calificación energética de una vivienda influye en la factura de suministros como el gas o la electricidad, de ahí la importancia de que el inmueble tenga un nivel alto de eficiencia.

 

Contrato de arrendamiento

 

El contrato de alquiler deberá redactarse dentro de la normativa legal vigente en ese momento y en él aparecerán todas las condiciones legales del alquiler que deberán firmar ambas partes. Como mínimo deben especificarse los siguientes aspectos:

 

  • Mensualidad de alquiler que debe pagar el inquilino: aquí debe constar el importe y los días en los que el inquilino debe pagar la renta estipulada.
  • Plazo de vencimiento del contrato: el mínimo es de cinco años, aunque ambas partes pueden llegar a un acuerdo para que el contrato sea de menor duración. En ese caso, se podrá prorrogar mínimo hasta cinco años.
  • Pago de fianza: el inquilino deberá pagar una mensualidad de alquiler de fianza y el propietario la depositará en el organismo legal correspondiente.
  • Rescisión de contrato: deben especificarse los motivos para rescindir el contrato, como daños en la vivienda, retraso en los pagos mensuales, etc.
  • Pago de derramas: aparecerá especificado quién deberá asumir las posibles derramas y demás gastos extra de la vivienda alquilada.
  • Inventario: en un anexo del contrato se detallará el inventario de la vivienda con todo el mobiliario y demás elementos con los que se entrega la vivienda al inquilino.

 

Estos son los aspectos más importantes que deben aparecer en el contrato, aunque hay otras muchas cláusulas que se pueden incluir para proteger al propietario en caso de imprevistos, impagos, o también otros supuestos que podrían darse durante el alquiler, como la prohibición de subarrendar la vivienda a terceras personas o la posibilidad de compra por parte del inquilino en el futuro, entre otras muchas.

 

De ahí la importancia de que un profesional sea el encargado de redactar el contrato de arrendamiento. De esta forma, el propietario podrá tener la confianza de que cualquier problema que pudiera surgir será afrontado por profesionales del sector con experiencia y todo el conocimiento legal y jurídico para poner en marcha las medidas que sean necesarias.

 

Si estás pensando en alquilar tu vivienda, en Renta Garantizada te asesoramos sobre todos los requisitos que necesitas como propietario y nuestras recomendaciones para que disfrutes de un alquiler seguro y garantizado. Contacta con nosotros por teléfono o de manera presencial. Te esperamos.

 

Empresa perteneciente al grupo

Grupo Neinor