Más de 25 años ofreciendo protección al propietario

BLOG

Blog Renta Garantizada

¿Qué es la Ley de arrendamientos rústicos?

Como todos sabemos, los arrendamientos rústicos son los alquileres de tierras y bienes inmuebles que se destinan a actividades agrícolas, ganaderas o forestales. Estos contratos de alquiler están regulados por una ley específica, la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAR), que establece las condiciones en las que se deben llevar a cabo estos arrendamientos. 

En Renta garantizada somos expertos en el mercado inmobiliario y podemos ayudarte en todo lo que necesites.

¿Qué es un arrendamiento rústico y qué leyes lo rigen?

Un arrendamiento rústico consiste en arrendar una finca, o parte de ella a alguien con el fin de explotarla a nivel agrícola, ganadero o forestal. Se puede alquilar simultáneamente a varias personas si se va a explotar de distintas maneras. El propietario y el inquilino se encargan de pactar el importe de la renta y firmar el contrato de arrendamiento.

Los contratos de arrendamiento rústico están regulados por la ley de arrendamientos rústicos 49/2003, de 26 de noviembre, que se modificó mediante la Ley de arrendamientos rústicos 26/2005, del 30 de noviembre. Aparte de esta ley, cada Comunidad Autónoma tiene su propia normativa con algunas variaciones en relación a los derechos del arrendatario.

La última reforma importante se llevó a cabo en el año 2022 y afectó a varios aspectos del arrendamiento rústico, como los plazos de duración del contrato, las rentas, las mejoras, las subrogaciones y los derechos de tanteo y retracto. Estos cambios tienen como objetivo mejorar la situación de los arrendatarios y fomentar la estabilidad y la inversión en el sector agrario y ganadero. Vamos a ver las principales novedades:

1. Duración del contrato

Uno de los cambios más significativos de la LAR es la modificación de la duración del contrato de arrendamiento. Antes, el plazo mínimo era de cinco y ahora se amplía a diez años para todos los contratos, tanto verbales como escritos. Además, se establecen nuevas condiciones especiales para los contratos de larga duración.

2. Rentas

Normalmente, las rentas se solían actualizar mediante el IPC (Índice de Precios al Consumo) o mediante un pacto entre las partes. Este aspecto se mantiene, pero se introduce un nuevo método de actualización basado en el índice de precios de los productos agrarios.

3. Mejoras

La reforma de la LAR contempla una mayor protección para el arrendatario en cuanto a las mejoras realizadas en la finca arrendada. Antes, el arrendatario podía realizar mejoras en la finca, pero no tenía derecho a indemnización por ellas. Ahora se reconoce el derecho a una indemnización por las mejoras realizadas por parte del arrendatario, siempre y cuando se haya pactado previamente.

4. Subrogaciones

En la anterior ley se permitía la subrogación del arrendamiento en caso de fallecimiento del arrendatario, pero no se permitía en caso de transmisión mortis causa del arrendador. Ahora se permite la subrogación en caso de transmisión mortis causa del arrendador siempre y cuando el arrendatario cumpla con ciertos requisitos.

5. Derechos de tanteo y retracto

Si hablamos de los derechos de tanteo y retracto, en la anterior ley el arrendador tenía derecho de tanteo en caso de venta de la finca arrendada. Ahora se modifican los plazos para ejercer el derecho de tanteo y se establecen nuevos límites para el precio de la adquisición.

Por otro lado, se amplían los derechos de retracto del arrendatario, es decir, su derecho a adquirir la finca arrendada en caso de que el arrendador decida venderla a un tercero. Actualmente, el retracto se aplica solo en algunos casos concretos, pero se espera que se amplíen los supuestos en los que el arrendatario podrá ejercer este derecho.

¿Todo el mundo puede arrendar fincas rústicas?

La Ley de arrendamientos rústicos dice que no pueden alquilar fincas rústicas las personas que sean titulares de una o varias explotaciones agrarias con unas dimensiones y características determinadas por la Comunidad Autónoma donde se encuentra la finca. Tampoco podrán arrendar las personas y entidades extranjeras con estas excepciones:

  • Personas físicas que no tengan nacionalidad española y que no estén excluidas del ámbito de aplicación de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social. Además, deben tener autorización para permanecer en España en situación de residencia permanente, de acuerdo con dicha Ley Orgánica y su desarrollo reglamentario.
  • Personas jurídicas y otras entidades nacionales de los demás Estados que apliquen a los españoles el principio de reciprocidad en esta materia.
  • Personas físicas y jurídicas y otras entidades nacionales de los Estados de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo y de países con los que exista un convenio internacional que extienda el régimen jurídico previsto para los ciudadanos de los Estados mencionado

Si eres arrendatario o arrendador de una finca rústica, es importante que estés al tanto de los cambios que se esperan en la LAR para que puedas adaptarte a ellos y aprovechar las oportunidades que puedan surgir. Confía siempre en un buen profesional para resolver cualquier duda o consulta. 

Empresa perteneciente al grupo

Grupo Neinor