Más de 25 años ofreciendo protección al propietario

BLOG

Blog Renta Garantizada

Las zonas tensionada y la nueva ley de vivienda

La nueva Ley de la Vivienda 2022 aprobada este año ha modificado bastantes aspectos relacionados con el alquiler de viviendas y se ha incluido un nuevo concepto como el de zonas tensionadas que no todo el mundo conoce. Además, la subida del alquiler del IPC en 2022 también ha obligado al gobierno a poner una limitación debido al momento de inflación que estamos viviendo.

En este post vamos a explicar con claridad lo que es una zona tensionada y los cambios que ha habido en el sector del alquiler después de la aprobación de la Ley de Vivienda.

Qué son las zonas tensionadas

La nueva Ley de Vivienda aprobada el pasado mes de febrero es la primera que regula todos los aspectos relacionados con la vivienda, como son las ayudas de acceso a la vivienda, regulación de desahucios, limitación de precios de alquiler o creación de vivienda asequible, entre otras muchas cuestiones. Sin embargo, el concepto que más se ha repetido en los últimos meses es el de zonas tensionadas.

En esta nueva ley, las zonas tensionadas son áreas de grandes ciudades en las que el coste del alquiler o la hipoteca supera el 30% de los ingresos medios de las familias de esa zona. También tiene que ver con las áreas en las que el alquiler ha subido un 5% respecto al Impuesto de Precios al Consumo (IPC) en los últimos cinco años. 

La Ley de Vivienda dice que cuando un municipio declara un área determinada como zona tensionada, debe ser por un máximo de tres años, aunque se podrá establecer una prórroga anual si continúan las condiciones por las que se tomó esta decisión.

En las zonas tensionadas se procederá a un control de los precios del alquiler por parte de las administraciones responsables de esas zonas. Tendrán que elaborar un plan de medidas que permita corregir el desequilibrio de los precios de alquiler durante los tres años de vigencia. Las comunidades autónomas son las encargadas de poner en marcha la nueva Ley de Vivienda, aunque el gobierno central puede crear un marco común para todas y ayudar con distintas medidas, como el aumento de oferta de viviendas sociales, ayudas al plan estatal de vivienda o la reducción de precios del alquiler.

¿Cuáles son los principales cambios de la nueva Ley de Vivienda?

Aparte de las zonas tensionadas, otro de los aspectos más importantes de esta ley y que ha generado cierta controversia entre los propietarios, es el recargo que se cobrará a partir de ahora en el IBI (Impuesto de Bienes e Inmuebles) a las viviendas que estén vacías. El recargo puede ser de hasta el 150%, según la comunidad autónoma.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística, una vivienda se considera deshabitada cuando no es la residencia habitual ni se utiliza de manera esporádica, periódica o estacional. Sin embargo, no hay datos de viviendas vacías en España desde 2011, donde se indicaba un total de 3,44 millones de viviendas vacías. Se estima que en la actualidad esa cifra se ha incrementado.

En general, se considera vivienda vacía aquella que está desocupada de manera permanente y sin causa justificada durante al menos dos años. Sin embargo, hay algunas excepciones, como por ejemplo cuando una casa está desocupada por desplazamientos de trabajo, si está en proceso de alquiler o venta, si el propietario tiene problemas de salud, atención a una persona dependiente, etc. En cualquier caso, el ayuntamiento del municipio donde se encuentre la vivienda será el que decida si se aplica el recargo del IBI al propietario.

Se aplicará un recargo del 50% en viviendas cuyos propietarios tengan cuatro pisos y alguno de ellos lleve dos años desocupado sin causa justificada. El recargo será del 100% si son tres los años desocupados y 150% si el propietario tiene dos o más viviendas.

Otras medidas de la nueva Ley de Vivienda

La nueva ley incluye también medidas importantes relacionadas con los desahucios. Por ejemplo, se prohíbe esta práctica en personas vulnerables hasta que no dispongan de otro alojamiento.

Los pequeños propietarios que opten por poner un precio bajo al alquiler de sus viviendas tendrán incentivos fiscales que pueden llegar a un 90% aplicado al IRPF en caso de reducir más de un 5% el precio del alquiler respecto al último año del contrato.

También se incluye un bono de 250 euros al mes destinados al alquiler de una vivienda por parte de jóvenes entre 18 y 35 años y que tengan unos ingresos anuales inferiores a 23.725 euros durante dos años. De esta manera se intenta facilitar la emancipación de los jóvenes.

En Renta Garantizada somos especialistas en el alquiler de viviendas y estamos al tanto de las últimas modificaciones de la normativa legal vigente. Llámanos o visítanos si tienes cualquier duda sobre la nueva Ley de Vivienda y la resolveremos. ¿Hablamos?

Empresa perteneciente al grupo

Grupo Neinor