Más de 25 años ofreciendo protección al propietario

BLOG

Blog Renta Garantizada

Inventario de un piso en alquiler: ¿cómo se hace?

A la hora de alquilar su vivienda, los propietarios necesitan las máximas garantías posibles, como por ejemplo, el depósito de garantía alquiler y otros aspectos que solo una buena agencia especializada en alquiler puede aconsejar. Entre ellos, resulta fundamental elaborar el inventario de un piso de alquiler para comprobar que todo esté en órden cuando el inquilino se marche.

En este post vamos a explicar cómo se hace un inventario de un piso de alquiler y por qué es tan importante incluirlo el día que se firma el contrato.

¿Qué es un inventario de una vivienda de alquiler?

Garantizar un alquiler seguro al 100% es imposible, pero sí se pueden tomar medidas para evitar posibles problemas. Y una de ellas es el inventario de muebles. 

Son varias las preguntas que hay que saber responder: qué es un inventario y por qué hay que hacerlo en un piso de alquiler. 

Un inventario es un documento que se anexa al contrato de alquiler donde se detalla una lista con todos los muebles y el menaje del hogar que hay en la vivienda en el momento en que el inquilino recibe las llaves. Cuando el inquilino firma el inventario, se responsabiliza de cualquier daño sobre mobiliario y demás enseres en lo que dure el contrato de arrendamiento.

Además, el inventario también es muy importante para la compañía de seguros del hogar alquilado, ya que así podrá hacer una valoración mucho más precisa para calcular la indemnización que le corresponda al propietario. A veces, se elaboran inventarios incompletos, demasiado generales o donde no aparecen todos los enseres. En estos casos, cuando llegue el momento de revisar el estado de la vivienda, una vez finalizado el contrato, puede ser una fuente de conflictos importante entre el inquilino y el propietario. Vamos a ver cómo elaborar un buen inventario.

¿Cómo se hace un inventario de un piso en alquiler?

 Estos son los pasos que hay que seguir para elaborar de manera correcta el inventario de una vivienda de alquiler:

Paso 1: el propietario debe acudir a la vivienda que desea alquilar y redactar un borrador con todo lo que hay en el interior de la casa en cada una de las estancias.

Paso 2: la lista debe ser clara y concisa, detallando bien todos los objetos y el estado en el que se encuentran. Por ejemplo, cuando enumeren todos los electrodomésticos de la cocina, en el caso del frigorífico, hay que poner la marca, el modelo, el color, la capacidad en litros y, si lo sabemos, el número de años aproximado que tiene el aparato. En caso de tener la factura de compra podemos adjuntarla al documento.

En el caso de los muebles del comedor, en el inventario se debe detallar cómo es cada mueble. Por ejemplo, aclarar que el mueble más grande del comedor está formado por dos módulos y dispone de dos armarios, una librería de color blanco, con madera laminada o de melamina, etc. También podemos especificar el número de baldas que tenga la librería, el número de puertas de los armarios y todo lo que nos dé una idea más certera de los muebles que dejamos en la vivienda.

Aunque en el momento de hacer el inventario, el propietario sabe perfectamente lo que hay dentro, con el paso del tiempo puede haber dudas. Además, el inquilino puede cambiar muebles sin avisar, ya sea porque se han roto o por gusto y el mueble puede tener menos valor que el original. Por eso es importante incluir todos los detalles posibles.

Paso 3: hay que hacer fotos generales de cada estancia de la vivienda y también fotos más detalladas de cada uno de los muebles, electrodomésticos y demás enseres. De esta forma, quedará perfectamente clara toda la lista que hemos redactado en el inventario. Si antes de la firma del contrato se han comprado nuevos muebles o electrodomésticos, hay que guardar las facturas y los manuales de instrucciones.

La cocina, si está bien equipada, es la estancia que más tiempo lleva a la hora de hacer el inventario, pero es importante detallar todo minuciosamente. Hay que incluir todos los muebles de cocina, electrodomésticos y menaje. En la lista hay que poner el número de platos, vasos, cacerolas, cuchillos, etc, que hay en la vivienda. Así, cuando el inquilino se marche, deberá dejar el mismo menaje que había cuando llegó.

Por otro lado, también es importante incluir en el listado los desperfectos que hay en la vivienda antes de que llegue el nuevo inquilino. Por ejemplo, algún golpe en la puerta, en el radiador, paredes rascadas o cualquier otro defecto leve. No sería justo que asumiera esas imperfecciones el nuevo inquilino.

¿Cómo validar el inventario?

 Una vez redactado el documento con el inventario y las fotografías, debe adjuntarse al contrato de arrendamiento para firmarlo todo. El inquilino también debe firmar el listado con los desperfectos de la casa y se le puede dar una semana de margen para que revise todo después de instalarse en la vivienda.

 En Renta Garantizada somos profesionales en el alquiler de viviendas y podemos ayudarte a elaborar un inventario preciso que te ayudará a recibir tu vivienda en las mejores condiciones una vez terminado el contrato de arrendamiento. Si deseas un alquiler seguro para tu vivienda confía en los especialistas. Contacta con nosotros para cualquier duda o consulta. ¿Hablamos?

Empresa perteneciente al grupo

Grupo Neinor