¿Es momento de comprar casa?

comprar casa para invertir

Los activos inmobiliarios siempre han sido un ejemplo de inversión atractivo, sobre todo a largo plazo. Comprar una casa y ponerla en alquiler nos puede dar, además, una renta garantizada que nos ayudará a conseguir nuestra libertad financiera si analizamos bien la inversión. En el momento actual en que nos encontramos, mucha gente está perdiendo su empleo debido a la pandemia, por lo que se espera una corrección de los precios de la vivienda en los meses y años venideros. Sin embargo, no es posible saberlo con certeza, pues una pronta vacuna y una recuperación más rápida de lo esperado haría que no exista riesgo de recesión y, por tanto, los precios no bajen como se espera. Es recomendable estar atento para poder aprovechar la oportunidad, si se da.

Por qué invertir en vivienda

Si ya disponemos de una vivienda en propiedad o incluso si consideramos que a pesar de vivir de alquiler, podemos sacar rentabilidad a nuestros ahorros adquiriendo una propiedad para ponerla en alquiler, es buena idea hacerlo, ya que las rentabilidades que se consiguen son bastante superiores a las que cualquier depósito o inversión de bajo riesgo nos puede proporcionar. Al fin y al cabo debemos entender que los bienes inmobiliarios tienden a apreciarse con el tiempo, pues el terreno es limitado y normalmente la población tiende a incrementarse, por lo que las necesidades habitacionales aumentan. Además, si conseguimos una propiedad en una localización deseada o céntrica, es más probable que esta adquiera valor más rápidamente. 

Obviamente, de poder adquirir la propiedad sin tener que financiar, debemos optar por esa opción, aunque seguramente esté a la mano de muy pocos. Lo esencial es estudiar inmuebles en venta de renta garantizada, es decir, que sean fáciles de alquilar. Cuando solicitamos información sobre las hipotecas disponibles debemos comparar el mayor número de opciones posible, teniendo en cuenta todos los requisitos y la letra pequeña. En ocasiones, para las hipotecas de carácter variable, nuestro interés se calculará mediante el Euríbor + Margen, siendo este margen menor si contratamos productos adicionales con el mismo banco, como el seguro de vida o de hogar. Tendremos que calcular si nos compensa en términos de interés ahorrado contratar estos servicios o no.

Hipoteca y gastos

Al conocer qué hipoteca solicitaremos, teniendo certeza de que esta nos será aprobada, podremos conocer el importe mensual que desembolsaremos en concepto de cuota hipotecaria para nuestra vivienda. El banco se habrá encargado de comprobar que dicha cuota no superará alrededor del 30 % de nuestros ingresos netos mensuales. Tendremos que hacer acopio también de otros gastos a los que tendremos que hacer frente, para así tener clara nuestra rentabilidad neta real. Por ejemplo, es importante anotar qué gasto de comunidad existirá cada mes, qué cuota del seguro de hogar tendremos, cuota del seguro de vida (si es que es parte de la hipoteca, con tal de obtener un margen menor), qué impuestos tendremos que pagar en concepto de Impuesto de Bienes Inmuebles, además de cualquier otro gasto ligado a la vivienda en sí. Normalmente los gastos corrientes como facturas e incluso el impuesto de basuras, corren a cargo del arrendatario, pues es quien hace uso de la vivienda.

Alquiler e ingresos

Otra cosa interesante a estudiar es el potencial que tendrá la vivienda que deseamos adquirir, analizando tanto el tamaño, las habitaciones, si dispone de jardín, plaza de garaje, servicios adicionales comunitarios como piscina o pistas deportivas, etc. Cuanto más grande y cómodo sea el activo inmobiliario en cuestión y de cuantos más servicios adicionales disponga, más podremos cobrar en concepto de alquiler por él. Es importante estudiar la zona donde se encuentra para saber a qué precio están siendo alquilados pisos de características similares, pues nosotros podremos pedir un precio similar por el nuestro, también dependiendo de cómo de nuevo o antiguo sea y de las calidades del mismo. Actualmente, hay una gran demanda de alquiler de inmuebles en Madrid, por tanto es una opción muy interesante a considerar.

¿Es rentable nuestra inversión?

Una vez tengamos claro tanto nuestros gastos como nuestros ingresos, podemos ponerlos en común para obtener nuestra rentabilidad esperada, que adelantamos que es de alrededor de un 4 % actualmente en España. La mejor manera de calcular la rentabilidad de una inversión por alquiler de inmueble es la siguiente: 

Precio de compra / Ingresos Netos Anuales.

Para los ingresos netos debemos calcular el importe total anual recibido del alquiler y restarle gastos de comunidad, IBI, honorarios, seguros o reparaciones. Otro dato interesante es cuántos años tardaremos en recuperar la inversión, que se calcula dividendo el precio de la vivienda entre el alquiler anual. Es decir, si la vivienda nos cuesta 110.000 € y esperamos obtener 7.800 € al año, tardaremos 14’10 años en recuperar la inversión.

Comprar un inmueble para alquilarlo y conseguir así unos ingresos extra es una excelente manera de dar una salida rentable a nuestros ahorros, pues es un activo que históricamente siempre se ha revalorizado y conserva muy bien el patrimonio y riqueza de un individuo. Las rentabilidades que podemos esperar rondan el 4 %, aunque dependerá del precio pagado y alquiler recibido.