Como propietario qué debo tener en cuenta para alquilar un piso de forma segura.

Dudas en cuanto al alquiler de tu piso

A la hora de poner un piso en alquiler, pueden surgir muchas dudas al respecto… El miedo a que la vivienda sufra desperfectos o los impagos son dos de los temores que frenan a muchos propietarios en el momento de tomar una decisión. Si es tu caso, si tienes un piso o apartamento apto para alquilar pero no sabes por dónde empezar, desde aquí te explicamos qué puntos debes tener en cuenta y qué pasos debes seguir para arrendar tu casa de forma segura y eficaz.

El inquilino ideal

Seleccionar al inquilino ideal. Para acertar en la buena elección del inquilino es necesario conocer previamente su solvencia económica. Se trata de uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el proceso de alquilar con seguridad una vivienda. Se le puede solicitar su nómina o contrato laboral con el fin de conocer su capacidad de pago y estabilidad. Además, siempre puedes solicitar referencias de otros propietarios de alquileres anteriores. Si no es suficiente, debes saber que existen diferentes registros de morosos en los que poder consultar si el potencial inquilino ha tenido ya incidencias de pago con anterioridad. En este punto, es de gran utilidad contar con una empresa profesional de administración del alquiler que nos ofrezca garantías en la selección de nuestro futuro inquilino. 

Garantía de inquilino solvente

Solicitar garantías adicionales y/o aval

Al futuro inquilino se le puede solicitar el abono de una fianza para cubrir posibles desperfectos u obligaciones de pago no satisfechas. Su importe es libre por acuerdo entre propietario e inquilino. A la hora de depositar la fianza, el arrendatario está obligado a llevarla al organismo correspondiente de su comunidad autónoma y dar el recibo de haber depositado la fianza al inquilino, o puede verse expuesto a una sanción a consecuencia de una denuncia. En el caso del aval es algo más complicado. Se trata de un respaldo que da un tercero sobre los pagos que asume el inquilino. Existen dos tipos: el aval particular, generalmente cubierto por un familiar, y el aval bancario, donde la entidad financiera responde de los pagos. Este último caso suele ser el más complicado de conseguir, ya que los bancos realizan un exhaustivo estudio de viabilidad y de solvencia antes de concederlo.

Hacer un inventario

Es muy importante que contabilices todo lo que tengas en la vivienda (muebles, electrodomésticos, elementos decorativos, lámparas…) y confecciones un inventario que tu inquilino deberá leer y comprobar para después firmarlo si está de acuerdo. Posteriormente, en el contrato que se firme, debe reflejarse que el inquilino se compromete a devolver el piso con todos los elementos que figuran en el inventario y a reponerlo en el caso de que falte alguno. De esta manera te proteges contra robos o desperfectos.

Someter el contrato a arbitraje

Es la vía idónea para una resolución de conflictos alternativa a la vía judicial, que está regulada por ley.  Consiste en que tanto el inquilino como el arrendador firman un anexo al contrato en el que, en caso de conflicto, acuerdan someterse a la decisión que tome un árbitro imparcial con el fin de solucionarlo. La parte negativa  es que, en caso de que se produzca esta situación, y a pesar de que tanto como inquilino como propietario han firmado de antemano aceptar la decisión, si una de las dos partes no la acata, la otra parte tendrá que iniciar un procedimiento de ejecución del laudo ante la justicia ordinaria.

Seguro de impago

Se trata de una opción alternativa para conseguir una protección total ante impagos y desperfectos. En este caso lo más recomendable es contar con los servicios de una empresa como Renta Garantizada, que nos gestione un alquiler seguro, garantizando el cobro puntual de la renta de alquiler aunque el inquilino deje de pagar, con una protección total de hasta 12 mensualidades.

Contacta con Renta Garantizada

Toma nota de estos consejos, y si necesitas asesoramiento profesional, contacta con nosotros y descubre la mejor agencia negociadora de alquiler de pisos en Madrid. ¡Estamos para ayudarte!