Quién se encarga de la revisión del gas ¿inquilino o propietario?

Quién se encarga de la revisión del gas ¿inquilino o propietario?

Muchos propietarios tienen la duda de quién paga la revisión del gas, ¿el inquilino o el propietario? Tanto la revisión de la instalación del gas, como la de la caldera son obligatorias, pero la pregunta que todo el mundo se hace es si la debe pagar el arrendador o el arrendatario. En este post vamos a tratar de resolver todas estas dudas relacionadas con este asunto.

Revisiones de gas obligatorias

Cuando un propietario tiene un piso alquilado pueden surgir algunas dudas sobre las revisiones de gas obligatorias, las más comunes están relacionadas con el periodo de tiempo en el que hay que pasarlas, cuál es su coste y quién se hace responsable del importe.

Es importante tener la máxima información al respecto y así evitar confusiones y malentendidos cuando llegue el momento de pasar una revisión del gas. Podemos distinguir dos tipos de revisiones obligatorias. Por un lado la revisión de la instalación del gas de la vivienda y, por otro, la revisión de los aparatos del hogar que utilizan el gas, como puede ser la caldera o la cocina. En ambos casos se comprueban aspectos distintos para certificar que su funcionamiento es correcto.

Revisión de la caldera

La revisión de la caldera, aparte de ser periódica y obligatoria, tiene una gran importancia ya que nos permite saber si el aparato funciona bien y también nos ayuda a prevenir posibles averías que podrían ser muy costosas en el futuro.

Esta revisión tiene que ver con el mantenimiento del aparato y el técnico debe verificar el buen funcionamiento de la caldera, termo o calentador instalado en la vivienda. La revisión se lleva a cabo cada dos años en todas las comunidades autónomas, salvo en el País Vasco, que es anual. 

No importa que el técnico trabaje para la marca de la caldera o sea independiente, pero debe expedir un documento donde se certifique el funcionamiento óptimo del aparato o, en su defecto, describir las anomalías encontradas para subsanarlas en un determinado periodo de tiempo.

Hay algunas especificaciones importantes que debes saber dependiendo del tipo de caldera, termo o calentador que tengas. Si la caldera es superior a 70 kW, la revisión es anual. En el caso de calentadores de más de 11 litros, la revisión será cada cinco años.

Cuando se trata de calderas de gasóleo o pellet, lo más recomendable es que la revisión sea anual, aunque todo dependerá de las recomendaciones del fabricante y su manual de mantenimiento.

El coste de la revisión de la caldera, termo o calentador varía de unos fabricantes a otros, ya que cada compañía establece sus tarifas. Algunas incluyen las reparaciones o la sustitución de piezas y los precios pueden oscilar entre los 90€ y los 100€. Como hemos dicho, no es obligatorio pasar la revisión con la marca de la caldera, se puede contratar a un técnico independiente, aunque por supuesto, debe tener la cualificación y certificaciones necesarias.

Revisión de la instalación del gas

Esta revisión, también obligatoria, consiste en inspeccionar todos los elementos de la instalación del gas de la casa, como el estado de las gomas, llaves, tuberías, etc y verificar su buen funcionamiento. Se lleva a cabo cada cinco años en todas las comunidades autónomas, menos en el País Vasco que es cada cuatro años.

Normalmente, la compañía suministradora del gas contacta con el usuario cuando se cumple el plazo de la última revisión y le informa de la fecha de renovación y la obligatoriedad de la misma.

En cuanto al importe, hay dos conceptos distintos en la revisión del gas que hay que tener en cuenta. Por un lado, el usuario debe abonar los gastos de gestión de la distribuidora de gas que son siempre de 15,49€ y, por otro, si se contrata a la empresa suministradora de gas para pasar la revisión, la comunidad autónoma donde se ubica el inmueble es la encargada de regular el importe que suele oscilar entre los 35€ y los 65€. En caso de contratar a una empresa externa, el precio será el acordado por ambas partes. 

Un aspecto importante a tener en cuenta es que el técnico que acuda al domicilio a revisar la instalación del gas no podrá pedir que se le abone su trabajo en el acto. Ha habido muchos fraudes por la desinformación de muchas personas. La compañía suministradora cobrará la revisión en la siguiente factura del gas y, en caso de contratar a una empresa externa, también se hará de la misma manera.

¿Quién debe abonar los costes de las revisiones?

Según el artículo 1554.2 del Código civil y el artículo 21 de la LAU (Ley de arrendamientos urbanos), el propietario es el responsable de la inspección de la instalación del gas y la revisión de la caldera, termo o calentador, por tanto será el encargado de abonar su importe. Al ser un aspecto ligado a la habitabilidad de la vivienda, el propietario de la vivienda es el responsable de ambas revisiones y no podrá repercutir al inquilino este coste.

Si tienes un inmueble alquilado, en Renta Garantizada podemos resolver cualquier duda relacionada con las revisiones del gas o cualquier otro asunto. Contacta con nosotros y estaremos encantados de ayudarte. ¿Hablamos?