10 Razones por las que se puede romper un contrato de alquiler

10 Razones romper contrato de alquiler

En un contrato de arrendamiento debe tomar en cuenta los siguientes aspectos

Qué, para tener un alquiler seguro,  tanto el propietario como el inquilino asumen una serie de derechos y obligaciones que, en caso de incumplimiento, pueden terminar en una rescisión de contrato,  En principio, el hecho de no pagar una cuota de alquiler parece la principal razón para romper el contrato. 

En este vídeo podemos ver al Vicepresidente primero del CAFMadrid Apolonio Dorado, preguntando a Sonia Gumpert, decana del ICAM, sobre el registro de Inquilinos Morosos, uno de los motivos para rescindir  un contrato.

Causas o factores que pasamos por alto para romper un contrato de alquiler y que debemos tener en cuenta.

 No pagar la fianza: ya que el pago de la fianza está regulado por la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos), su impago o actualizaciones es un motivo más que suficiente para resolver el contrato de arrendamiento. Y no solo se trata de pagar la cantidad estipulada por el propietario, sino también de hacerlo de la manera que marca la ley.

 Subarrendar el inmueble: este aspecto debe aparecer claramente en el contrato, tanto si se permite subarrendar la vivienda entera o por habitaciones, o también si se prohíbe expresamente. En el artículo 27 de la LAU se dice claramente que «el subarriendo puede derivar en la rescisión del contrato de alquiler».

 Causar daños a la vivienda: si el inquilino provoca daños deliberados en la vivienda o lleva a cabo reformas no consentidas por el propietario también serán motivos para la ruptura del contrato. El inquilino siempre debe preguntar al propietario si desea hacer alguna modificación en la vivienda y, en caso de no darle permiso, el inquilino debe desistir.

 Determinadas actividades en la vivienda: si el inquilino desarrolla actividades insalubres, peligrosas, nocivas, molestas para los vecinos o ilícitas dentro del inmueble, el propietario puede rescindir inmediatamente el contrato. También si se utilizan las instalaciones para uso distinto a una vivienda, como por ejemplo una actividad empresarial.

 Animales en casa: el propietario puede incluir una cláusula en el contrato donde se prohíbe la entrada de animales a la vivienda para prever posibles daños en la vivienda. En caso de incumplirse este aspecto el contrato de arrendamiento puede quedar extinguido.

 El propietario quiere recuperar la vivienda: el casero puede resolver el contrato si el inmueble alquilado va a ser destinado para vivienda habitual de él o familiares en primer grado de consanguinidad, también en caso de nulidad del matrimonio o divorcio con sentencia firme. El único requisito es que transcurra un año de contrato.

 Fallecimiento del propietario: en este caso el contrato continúa en los términos pactados inicialmente, sin embargo, si el propietario es usufructuario y se termina el usufructo, el contrato puede extinguirse.

 Impagos: el impago de la renta o los recibos de suministros es la principal causa de resolución de contrato, pero la duda surge si se debe hacer a partir del primer impago o hay que esperar a un mínimo de impagos. La ley no señala el número de mensualidades que debe darse para poder rescindir el contrato ya que queda a voluntad de propietario e inquilino. Nosotros siempre aconsejamos incluir en el contrato el número de mensualidades impagadas que motiven la resolución del contrato. Este aspecto se debe pactar entre las partes para que no haya problemas en el futuro.

 Como vemos, hay numerosos motivos para que el propietario decida rescindir el contrato de alquiler, aunque cada caso es diferente y suele haber aspectos legales que no siempre quedan claros y es preciso la intervención de un verdadero profesional del sector.

 En Renta Garantizada disponemos de los mejores profesionales que te ayudarán a la hora de extinguir el contrato de arrendamiento en caso de que haya motivos para hacerlo. Contacta con nosotros. Somos expertos en la materia.