7 tips de decoración para que su vivienda sea más atractiva para el inquilino

7-tips-decoracion-vivienda-para-inquilino

A la hora de alquilar un inmueble, a veces se tiende a amueblar la vivienda con muebles de baja calidad, a tener instalaciones anticuadas y, en definitiva, a no invertir demasiado dinero en el inmueble que se quiere arrendar. Pero debemos replantear las cosas y hacernos una sencilla pregunta: ¿viviríamos nosotros en esa vivienda?

Está demostrado que un inmueble cuidado, con muebles actuales y una decoración atractiva se alquila mucho antes y además permite fijar una renta más alta para recuperar con rapidez toda la inversión que se ha hecho previamente.

Estos son algunos consejos para decorar correctamente una vivienda de alquiler:

Analizar el estado de la vivienda: si no viviríamos nosotros allí debemos plantearnos llevar a cabo las reformas necesarias para dejarla como nos gustaría encontrarla en caso de que alquilar nosotros. Después es importante sacar fotos de todas las estancias de la vivienda para mostrar todo su potencial.

Apostar por los espacios despejados: menos es más. Podemos decidir dejar la vivienda vacía, sin muebles, para que el inquilino comience a construir su hogar, pero bien es cierto que los espacios vacíos tienden a parecer más pequeños de lo que realmente son y a veces es recomendable mostrar todas las posibilidades que nuestra vivienda puede ofrecer con un espacio agradable y acogedor sin recargar demasiado la decoración.

Muebles neutros: Los muebles de una vivienda que deseamos alquilar deberían ser resistentes, con tonos neutros y diseños atemporales. Se pueden combinar líneas clásicas con estilo moderno y actual por poco dinero.

Colores neutros: para que puedan gustar a un mayor número de personas. El color blanco en las paredes por ejemplo es garantía de éxito más que cualquier otro color. Si se quiere conseguir un contraste cromático se podrían utilizar otros colores neutros como el gris claro o el beige o la madera natural para muebles de cocina, suelos, puertas y armarios.

Mucha luz: Si disponemos de luz natural en el inmueble mejor que mejor, pero si no, se pueden potenciar los interiores blancos, espejos y el uso de lámparas de pie y luces indirectas en distintas estancias.

Limpieza y cuidado: la cocina y el baño deben estar limpios y con menaje y accesorios renovados. Es aconsejable que en el baño la escobilla del WC y la cortina de la ducha sean nuevos, así como los textiles para conseguir un espacio acogedor.

Una vez hemos decorado convenientemente el inmueble para alquilarlo es importante contar con los mejores profesionales a la hora de seleccionar un inquilino que encaje a la perfección con la vivienda y mostrarse flexible con el futuro inquilino si es preciso hacer algún cambio en la vivienda según sus necesidades. Está demostrado que un inquilino satisfecho cuida y valora más la vivienda y prolonga el contrato de alquiler establecido.